El yoga para embarazadas está recomendado para evitar los temidos dolores durante los 9 meses de gestación, así como técnica de preparación al parto.

El embarazo es un periodo apasionante para las mujeres, sobre todo para aquellas que van a ser madres primerizas. Sin embargo, durante los nueve meses de gestación también se producen muchas situaciones que mantienen a la mujer un poco nerviosa antes los nuevos cambios que se están produciendo en su cuerpo. Por eso, según un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.) se recomienda la práctica de yoga durante el embarazo para relajar y evitar la depresión.
 
La práctica de yoga tiene muchos beneficios para las mujeres que se encuentran en cinta, entre los que se pueden destacar los siguientes:
 Yoga para embarazadas beneficios para ti y tu bebé
Mejora el estado de ánimo.

El yoga es una técnica relajante que favorece el bienestar corporal y mental. Durante el periodo del embarazo surgen muchas dudas en la mujer que pueden desestabilizar su estado anímico. Con el yoga conseguirán mantener en equilibrio sus emociones (que se suelen ver alteradas por las hormonas) y tendrán una actitud positiva durante los nueve meses.

Yoga para embarazadas beneficios para ti y tu bebé

Ayuda a controlar la respiración y a fortalecer la musculatura.

El momento del parto suele ser el que más preocupa a las embarazadas, por eso es conveniente prepararse durante los meses previos para que éste sea lo menos traumático y doloroso posible. El yoga es muy positivo en este sentido porque ayuda a tonificar los músculos de las caderas y la zona pélvica. Además, las técnicas de respiración del yoga son aplicables al momento del alumbramiento y contribuyen a reducir los nervios.

Fortalece la conexión entre la madre y el hijo.

Los ejercicios de yoga no se centran sólo en el aspecto físico, sino que sobre todo pretenden alcanzar un objetivo mental de serenidad y tranquilidad. Durante el tiempo que dure la clase de yoga, en silencio y sin preocupaciones, la madre siente una mayor conexión con su bebé, lo que fortalece los vínculos de unión entre ambos.

Yoga para embarazadas beneficios para ti y tu bebé

Combate los malestares derivados del embarazo.

Durante los nueve meses de gestación es inevitable que la mujer experimente diversos dolores como molestias en la espalda, los riñones y la columna vertebral. El yoga ayuda a corregir la postura corporal, relaja los músculos al mismo tiempo que los hace más fuertes, y activa la circulación. Asimismo, es muy positivo para controlar las náuseas de las primeras semanas.

Mantiene en forma y acelera la recuperación tras el embarazo.

La práctica de yoga es un excelente deporte que no sólo practican las embarazadas, sino mujeres de todos los rangos de edad. Los beneficios físicos del yoga son muchos: más elasticidad y flexibilidad, tonificación y endurecimiento de los músculos, evita la retención de líquidos activando la circulación sanguínea, etc. Por eso, si haces yoga antes, durante y después del embarazo los estragos de los nueve meses de gestación serán menos severos.

Yoga para embarazadas beneficios para ti y tu bebé
Ejercicios de yoga para embarazadas.

No todas las posturas del yoga, conocidas como asanas, son positivas para las embarazadas. Dependiendo del estado de gestación se deberá practicar un tipo de posturas u otras. A grandes rasgos estos son los mejores ejercicios divididos por trimestres:

  • Primer trimestre: A lo largo de los tres primeros meses de gestación los ejercicios de yoga se deben centrar en trabajar la respiración y la relajación. Éstos contribuirán a evitar los mareos y las náuseas típicas de las primeras semanas. También favorecerá la adaptación y aprendizaje durante los otros dos trimestres. Algunas de las posturas recomendadas durante esta fase son la del molino, la rueda, en cuclillas y la de la paloma.
  • Segundo trimestre: Durante el segundo trimestre de embarazo el vientre ya comienza a crecer y el cuerpo de la mujer comienza a resentirse y experimentar los primeros dolores. Por eso, durante estos tres meses los ejercicios están enfocados a reducir las molestias de espalda, evitar la hinchazón de los pies, activar la circulación sanguínea y crear un vínculo de unión entre la madre y el bebé. Las posturas más practicadas durante esta etapa son la del gato, la del triángulo, la del guerrero y la rotación de cadera.
  • Tercer trimestre: Los tres últimos meses de embarazo son durante los que más peso coge el bebé. Por ello, los ejercicios de yoga en esta última fase se orientan a mejorar el estado físico de la madre y, sobre todo, a la preparación de cara al parto. Con las distintas asanas del tercer trimestre se conseguirá que el bebé se coloque en posición de parto y con ello irá todo más fluido en el momento del alumbramiento. También es importante trabajar el aspecto mental con técnicas de meditación. Las posturas más comunes son la de la diosa, la del muerto y la del rayo.

Yoga para embarazadas beneficios para ti y tu bebé

Siguiendo estas pautas conseguirás sacar el máximo partido a tus clases de yoga y afrontarás el parto como una fase más del embarazo y sin apenas temor. ¿El siguiente reto? Aprender a conciliar tu nueva vida familiar con la laboral. Para ello te recomendamos que leas este post para que puedas disfrutar al cien por cien de ambas facetas.