Tras unos años complicados en los que las bonificaciones han desaparecido prácticamente en muchas empresas, los viajes de incentivos han vuelto ‘renovados’. Para muchos son la mejor opción para ‘premiar’ a los trabajadores por su eficacia y su capacidad de impacto emocional. ¡Sorprende!

La materia prima de cualquier empresa, sea del tamaño que sea y se dedique al sector que se dedique, son sus empleados: ellos son el motor que le puede hacer llegar a la cumbre del éxito. Que los equipos de trabajo estén motivados es una de la claves para conseguir un óptimo funcionamiento. ¿Cómo conseguirlo? Buscando mantener su interés de manera constante además de un nivel de compromiso elevado. Elaborar un buen plan de incentivos puede ser el primer paso.

El sueldo es el resultado de un mes de trabajo, pero no siempre es la única manera de obtener esa recompensa. Muchos negocios ofrecen a sus trabajadores o colaboradores compensaciones extra, tanto económicas como en especie, como, por ejemplo, viajes de incentivos, premios, descuentos en los productos o servicios de la empresa o de los partners, etc.

Incentivos no económicos: por un reconocimiento al trabajo

En el mercado laboral actual existe una tendencia al alza por la que los empleados prefieren los incentivos no monetarios, lo que obliga a las empresas y - sobre todo - a los departamentos de Recursos Humanos a pensar estrategias en las que destaquen los beneficios intangibles. Este tipo de incentivos son sinónimo de reconocimiento, que en muchas ocasiones tiene más valor que el dinero en sí mismo, en la línea de la implantación de políticas y medidas sociales de conciliación e igualdad por parte de las empresas.

Diversos estudios del EAE Business School concluyen que si una empresa fideliza y compensa los buenos resultados de sus empleados podrá retener a los mejores; si construye lazos con sus empleados, crecerá el grado de satisfacción y mejorará la productividad de la empresa.

Vuelven los viajes de incentivos: por qué hacerlos y adonde irLos viajes de empresa como incentivos

Existen tanto tipos de incentivos no económicos como imaginación tengamos a la hora de definirlos. Hasta el momento en el que alguien ‘ideó’ el concepto de bono-cheque para el disfrute de servicios de salud, estética o actividades deportivas, la posibilidad de disponer de un seguro de salud o ahorro a coste cero, el acceso a cursos de formación o estudios (idiomas, nuevas tecnologías, especialización...) pagados por la empresa, un cheque gasolina, el acceso a una zona de aparcamiento gratuito, un bono de transporte público durante un determinado período, etc. ¿los habríamos contemplado como opción? Ahora lo vemos como algo normal y coherente pero no siempre ha sido así.

Los tiempos cambian y con ellos los modos de vida, los conceptos de ocio, etc. En la actualidad han vuelto con fuerza las actividades en grupo o viajes de empresa como beneficios individuales para un trabajador concreto. Además, en muchos casos, al contrario que los incentivos económicos directos, las recompensas en especie pueden no tener carácter nominativo, sino que son aprovechables al portador, por lo que pueden ser disfrutados por el empleado titular o sus familiares, ser entregados a un amigo, etc.

Vuelven los viajes de incentivos: por qué hacerlos y adonde irLos viajes de incentivos pueden ser:

Individuales (se entregan a un empleado para su disfrute personal o junto a un número reducido de acompañantes, en general, algún/una amigo/a, la pareja o la familia). Están, por tanto, más enfocados a viajes de ocio y placer, para pasar unos días o un fin de semana en un hotel tanto de zonas de playa como rurales, donde se priman la comodidad y tranquilidad y con alternativas de ocio para toda la familia.

Grupales: si bien suponen un mayor desembolso inicial para la empresa, también suelen implicar mejores resultados, al participar varias personas de la misma organización. En definitiva, son unas mezclas entre viajes de negocios y ocio, ya que suelen ser aprovechados para fomentar la actividad y cohesión entre los empleados participantes y eso se reflejará posteriormente en el día a día de la empresa.

Vuelven los viajes de incentivos: por qué hacerlos y adonde irVentajas para los trabajadores y la empresa

Si bien organizar este tipo de actividades tiene un coste para la empresa, conlleva una serie de ventajas directas para los empleados que disfrutan de dicho viaje o premio y también unos beneficios a corto y medio plazo para la propia empresa. Permite a los trabajadores:

  • Mejorar las relaciones entre compañeros.
  • Aumentar su empatía.
  • Salir de la rutina.
  • Reducir el estrés.
  • Sentirse recompensados y reconocidos dentro de la organización.
  • Potenciar la sensación de pertenencia a un grupo.
  • Mientras que, para la empresa:
  • Suele implicar una mejora de las relaciones laborales en la medida en que posibilita las relaciones de persona a persona fuera del ambiente laboral, circunstancia que se traslada al día a día de la empresa.
  • Potencia la productividad, el esfuerzo de los trabajadores y la vinculación con la empresa.
  • Ayuda a que los trabajadores perciban que existe igualdad de oportunidades según el esfuerzo y la productividad.

Consejos para organizar un viaje de empresa y destinos

Vuelven los viajes de incentivos: por qué hacerlos y adonde irAntes de organizar un viaje de incentivos, conviene hacer una previsión de asistentes; definir los objetivos, el tipo y las condiciones de alojamiento; y consultar con los empleados las fechas y los destinos de su preferencia, ya que serán ellos los principales beneficiarios. Por último, ha de ser una actividad que les motive y debe ser percibida como una recompensa y no como una obligación ni como una prolongación de la jornada de trabajo.

Calpe, en plena Costa Blanca de Alicante, ofrece numerosos lugares en los que sorprender a los trabajadores: zonas de playa, montaña, pueblo con encanto. Allí puedes encontrar el hotel AR Diamante Beach que, consciente de que ‘lo más importante de ganar un premio no es la fama o el éxito, sino el reconocimiento al esfuerzo de todo un equipo humano que trabaja a diario para ofrecerte lo mejor en cada visita’, se ha convertido en el lugar perfecto para la celebración de cualquier tipo de evento.

Entre las instalaciones cuenta con salas modulables y equipadas con la última tecnología, con una capacidad que oscila entre las 9 y las 700 personas, además de un excelente equipo humano altamente cualificado y con una dilatada experiencia en la organización de eventos. Su compromiso: hacer de tu viaje algo inolvidable tanto para los trabajadores como para la empresa. Porque ‘separar los negocios del placer ya es historia’.