Escaparse de la rutina, romper con lo establecido y desafiar las reglas para empezar una nueva vida los dos solos conociendo decenas de países. ¿Te atreves? ¡Algunos ya lo han hecho!

La rutina agobia, aburre y, en muchas ocasiones, desgasta las relaciones de pareja. Por ello, hacer planes que se salgan del día a día son, sin duda, una opción excelente para fortalecer los vínculos entre vosotros.

Hay quienes, en este caso, optan por pequeñas ideas de fin de semana, pero muchos otros van más allá y deciden dar la vuelta al mundo. Vuelta al mundo en pareja: ellos hicieron un corto y cambio de vidaSí, os puede parecer una locura, pero ya lo dijo el escritor estadounidense Mark Twain: “no hay mejor forma de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él”, especialmente si esa aventura implica pasar meses, incluso años, dando la vuelta al mundo juntos.

Esta experiencia ayuda a conocer, por completo, a tu fiel compañero de vida, al tiempo que vuestra relación se fortalece. ¡Si superáis una hazaña como ésta, el resto será pan comido!

Dejar a un lado la monotonía y dar la bienvenida a una nueva y excitante vida explorando continentes, países y ciudades tiene importantes ventajas para los dos.

Juntos podéis conocer y descubrir lugares y paisajes maravillosos, ser más felices y aprender a valorar aquellas cosas de la vida que, en un principio, pueden parecer insignificantes. Vuelta al mundo en pareja: ellos hicieron un corto y cambio de vidaQuizá os encante la idea, pero todavía no os atrevéis a dar el paso. Por este motivo, te interesa leer la historia de algunas parejas que lo dejaron todo para emprender la vuelta al mundo, como si los protagonistas de una novela de Julio Verne fueran.

En cualquier caso, todos ellos lo tienen claro: lo único que se necesita es decisión, muchas ganas e ilusión. ¿Estás preparada?

Viviendo nuestra vida

Fernando y Fleur se arriesgaron, hace ahora cuatro años y cuando tenían 29, a vivir una aventura que aún continúa. Abandonaron sus trabajos y vendieron su casa, los muebles, el coche y los electrodomésticos para comprar una autocaravana con la que dar la vuelta al mundo. Vuelta al mundo en pareja: ellos hicieron un corto y cambio de vida

Las andaduras empezaron de la mano de sus dos hijos mayores Aïsha y Noah. Más tarde, nació Kenaï y, hace apenas unos meses, Sohan.

La primera etapa fue por Europa y Asia, en un recorrido entre La Cala de Mijas (Málaga) y Kazajistán, hasta que en 2013 cruzaron el charco para desembarcar en Norteamérica.

Allí pisaron ciudades como Nueva York, Florida, Vancouver, San Francisco, Toronto o Los Ángeles. Este último lugar, además, fue el punto de partida para emprender la dirección hacia México, Guatemala, Honduras o Cuba, entre otros.

El nacimiento de Sohan, sin embargo, les obligó a volver a casa hasta hace poco más de un mes.

La familia malagueña regresa ahora a Honduras para, explican, recuperar su autocaravana y pasar otros siete meses a bordo de ella descubriendo los rincones del planeta que, para ellos, todavía son desconocidos. ¡Fantástico!

Voltant pel món

Vuelta al mundo en pareja: ellos hicieron un corto y cambio de vidaÉl, ingeniero de Caminos, trabajaba en una consultoría; ella, licenciada en Ciencias Empresariales, lo hacía en un banco. Èlia y Joan tenían empleo estable, pero a los 26 años lo dejaron todo porque, según dicen, preferían ser felices haciendo otra cosa. Su decisión, dar la vuelta al mundo. Hoy, con 28 y 29 años, respectivamente, acumulan casi 900 días viajando alrededor del planeta. 

Europa, Asia, Australia y América del Norte son algunos de los rincones que, por el momento, han pisado estos jóvenes intrépidos de Barcelona. En esta aventura, reconocen haber visitado lugares increíbles, conocido gente excepcional y vivido episodios de lo más inusuales. Hablamos, por ejemplo, de comer barbacoas en la calle, hacer car sharing para sacar algo de dinero o dormir con desconocidos en el propio coche.

De este viaje, Èlia y Joan se quedan, sin duda, con Nepal y la magnífica experiencia de subir al paso de montaña más alto del mundo, el Thorong La Pass, pero también con los países menos turísticos (Laos, Birmania, Filipinas, Mongolia o Myanmar) y la hospitalidad de quienes allí residen. “No tienen nada y, a pesar de ello, lo ofrecen todo”, argumentan los chicos.

Después de esta apasionante aventura, los dos jóvenes catalanes admiten valorar cosas como una ducha de agua caliente, y aceptan que, hoy en día, son capaces de apreciar más el tiempo que dedican a ellos mismos y sus vivencias.

Algo que recordar

Vuelta al mundo en pareja: ellos hicieron un corto y cambio de vidaRubén, natural de Tenerife, se describe como creativo y es realizador, escritor y fotógrafo. Su pareja, la madrileña Lucy, se dedicaba a la Dirección de Cuentas. Ambos trabajaban en la misma agencia de publicidad. Su vida, sin embargo, dio un giro de 180 grados cuando vendieron todo para dar la vuelta al mundo. La expedición comenzó el 1 de julio de 2013.

Rubén y Lucy han pasado por rincones tan dispares como Nueva York, Hong Kong, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Dubai, Australia, Argentina, Paraguay, Bolivia o Perú. Aterrizaron, de nuevo, en Madrid en julio de 2014. Volvían con un gran sabor de boca después de haber vivido una enriquecedora aventura, pero ambos reconocían sus cambios.

Ella afirmaba que se había dado cuenta de que no era esa persona poco cariñosa que creía, mientras él justificaba ser, tras el viaje, una persona menos impaciente, menos rápida y menos egoísta, pero también más tolerante, más hablador y más escuchador. ¿Hubo algo en lo que ambos coincidieron? ¡Por supuesto! Rubén y Lucy regresaron valorando más su relación, creyendo el uno en el otro e idolatrándose entre ellos.

Fue, para ambos, una aventura reconfortante. “No éramos capaces de recordar qué habíamos hecho un día de oficina la semana anterior y, sin embargo, sí nos acordamos de aquel viaje a Vietnam y Camboya que hemos hecho muchos meses antes”, explica Rubén. A ello, la madrileña añade: “lo que no sabíamos cuando compramos el billete de ida (sin vuelta) a Pekín es que lo que no tenía vuelta era a nuestra vida anterior”.

Estas vivencias, en suma, han dejado patente que el turismo es una excelente manera para fortalecer la relación de una pareja.

Algunos os atreveréis a dar la vuelta al mundo, otros os conformaréis con Europa, unos cuantos os decidiréis por España y muchos os lanzaréis al turismo por la Costa Blanca. En cualquiera de los casos hay un punto en común: ¡dejarse llevar para que el amor pueda triunfar!