Motivar, premiar o hacer piña, si quieres que tu empresa sea un equipo sólido y unido, organiza un viaje de incentivos. Pero elige bien tu destino.

Los viajes de incentivos son una eficaz herramienta para motivar a los trabajadores de una empresa; las zanahorias cuando se apunta a lograr unos objetivos o el caramelo por haberlos conseguido. Sirven también para crear equipos fuertes, para estrechar las relaciones y para propiciar que todos vistan tu camiseta y se sientan orgullosos de ella. 

La utilidad (y rentabilidad) de esta iniciativa está de sobra medida. Sale a cuenta. Si ya te has animado a organizar un viaje de incentivos, solo queda elegir el destino, una decisión que variará en función de tu empresa, del presupuesto con el que cuentes y de la personalidad de tus empleados. Sea cual sea, hay una serie de factores que no puedes perder de vista: la accesibilidad al destino, el punto diferencial, los atractivos turísticos, las actividades que se pueden hacer, la oferta gastronómica y el alojamiento adecuado.

Te damos tres sugerencias de los mejores destinos para tus viajes de incentivos para tres perfiles de viajeros: el cultural, el aventurero y el disfrutónl. Apuesta sobre seguro.

1-París 

Accesibilidad: París tiene tres aeropuertos, Charles de Gaulle, Orly y Beauvais. A todos ellos vuelan tanto compañías regulares como aerolíneas de bajo coste y están excelentemente comunicados con la ciudad. Desde España también se puede llegar en trenes directos, desde Madrid (con paradas en Valladolid, Burgos y Vitoria) y desde Barcelona (con paradas en Girona y Figueres).  

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Punto diferencial: No hace falta explicar por qué París es una ciudad única en el mundo. Por algo sigue siendo la ciudad número uno en visitantes y no importa si se viaja una y otra vez, porque siempre la experiencia resulta diferente.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Oferta turística: Sus museos, sus calles, sus brasseries y bistros, sus monumentos, sus tiendas, el encanto de los barrios parisinos... son siempre un valor seguro; además su oferta cultural es muy dinámica, con lo que los espíritus más ansiosos de arte y exposiciones o de festivales, siempre se verán satisfechos.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?Actividades: las opciones de actividades en grupo en París son infinitas, desde hacer un tour nocturno y un crucero por el Sena, rutas de misterios o leyendas en las alcantarillas o ir a un espectáculo del Moulin Rouge, hasta coger el TGV para saltar a Londres en un par de horas ¡y hacer dos ciudades en una! 

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?Gastronomía: probablemente la francesa sea la gastronomía más famosa del mundo y los restaurantes parisinos los más sofisticados. Pero no solo de comida de mantel y servilleta vive París, también es fascinante ir a sus mercados donde los proveedores de cercanía traen sus productos cada día, como el de Marché des Enfants Rouges.    

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?Un hotel: uno de los hoteles más cómodos para hacer viajes de incentivos grupales en París es el Meliá La Defense, a 10 minutos de los Campos Elíseos y la Ópera y con vistas de Paris desde el Lounge & Bar y el gimnasio. Además de 850 m2 de espacio para convenciones.

2- Laponia finlandesa

Accesibilidad: en Finlandia hay un total de 27 aeropuertos, aunque normalmente los vuelos internacionales suelen llegar al aeropuerto de Helsinki-Vantaa, que conecta con el de Valo, en Laponia.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Punto diferencial: hay tres aspectos que llaman especialmente la atención de este destino: las auroras  boreales en los meses de invierno, el sol de medianoche, en verano, y la posibilidad de conocer en persona al mismísimo Papa Noel. 

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Oferta turística: Rovaniemi es la capital de Laponia cuyo plano fue diseñado por Alvaar Alto tras ser destruida por el ejército alemán. Desde allí se pueden hacer un centenar de excursiones, desde conocer la cultura sami a ir a la casa de Papa Noel a vivir la ceremonia de traspasar el Círculo Polar ártico o visitar una granja de renos. Todo ello además de disfrutar de animadas charlas en grupo junto a la chimenea del hotel y experimentar el ritual de la sauna y, tras él, darse un revolcón la nieve.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Actividades: deportes de nieve, raquetas, expediciones en trineo, motos de nieve...y  para los más osados, también esquí de fondo y hasta travesías, acompañados de expertos expedicionarios como las que ofrece la empresa Mundo Ártico. En los meses de invierno en Laponia se pueden ver las auroras boreales tras una excursión en raquetas de nieve y en verano, durante el “Sol de medianoche”, se pueden realizar rutas senderistas o ver una película en el Festival de Cine del Sol de Medianoche en Sodankylä.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Gastronomía: La gastronomía de Laponia está muy influenciada por la climatología, por eso la dieta básica de Laponia es el salmón a la llama (loimulohi), el guiso de reno (poronkäristys) y el pan de queso (Leipäjusto), además de confituras de algunas bayas silvestres.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Un hotel: el SnowVillage es un hotel de hielo que se construye cada año. Cuenta con 28 habitaciones, un restaurante con capacidad para 120 personas bajo una cúpula de 16m, un bar de hielo además de otras instalaciones perfecta para grupos de incentivos como una capilla de hielo con capacidad para 50 personas y un tobogán de hielo. Además ofrece la posibilidad de realizar talleres de escultura de hielo.

3- Calpe 

Accesibilidad: Calpe está muy bien conectado con dos aeropuertos nacionales e internacionales: el de L´Altet (Alicante), a 70 km de de Calpe y con servicio de autobús directo al centro de la localidad, y el de Manises (Valencia), a 125 km.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Punto diferencial: No por ser más cercana, Calpe es menos interesante para la organización de tus viajes de incentivos. Bañada por el Mediterráneo, su gran valor es un microclima único, con 3.180 horas de sol al año y 18º de temperatura media anual, lo que lo convierte en un destino perfecto para cualquier estación del año. 

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Oferta turística: Calpe es un pueblo con encanto marinero. Entre sus atractivos turísticos destacan algunos restos romanos, varios museos y, por supuesto, el Peñón de Ifach, su principal icono.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Actividades: en Calpe hay varias escuelas que dan clases de vela, buceo, remo, submarinismo, paddle surf... y otras que organizan circuitos multiaventura tanto en su mar con en su montaña.

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?

Gastronomía: la cocina mediterránea marinera es una de las grandes bazas de la localidad. Destacan los pescados capturados en su propia bahía cocinados de distintas formas, y los platos tradicionales, en especial a base de arroz, como el arròs del senyoret, la llauna de Calp el arròs amb fessols i naps, el arròs amb bledes o el arròs al forn o la paella. Además en ocasiones se organizan iniciativas como la Ruta de Tapas.   

Viajes de incentivos para empresas, ¿cuál es el destino perfecto?Un hotel: AR Diamante Beach. Entre sus instalaciones incluye salas modulables con una capacidad que oscila entre las 9 y las 700 personas y equipadas con la última tecnología y un completísimo spa para relajarse que agradecerán los más disfrutones. Su restaurante Audrey’s es uno de los mejores de toda la Costa Blanca.