Playas, calas, montañas… Estas son las maravillas de la naturaleza de la Costa Blanca. ¿Te imaginas disfrutar de ellas sobre dos ruedas? ¡Es posible! Conoce cuáles son las mejores rutas ciclistas con vistas panorámicas que, sencillamente, te dejaran sin palabras.

A orillas del Mediterráneo, allí donde el mar se junta con la montaña, se levanta la Costa Blanca. Este lugar encierra espectaculares paisajes que siempre guardarás en tu retina y, sobre todo, en tu recuerdo. Aguas cristalinas, playas de arena fina, calas impresionantes, accidentes montañosos abruptos, todo ello, por supuesto, unido a un clima agradable con más de 300 días de sol y temperaturas suaves en invierno y verano. ¿Os habéis parado a pensar que estas circunstancias son ideales para practicar deportes al aire libre?

La Costa Blanca es un escenario rodeado de playas, montañas y carretera, perfecto para entrenamientos a diferentes niveles. Por ello, las rutas ciclistas​ son uno de los puntos fuertes de este lugar, y no son pocas las veces que os hemos hablado de ellas. Sin embargo, nunca nos hemos parado a reflexionar sobre las espectaculares vistas que puedes disfrutar aquí montado en tus dos ruedas. Miradores naturales o construidos, la Costa Blanca se caracteriza por tener los mejores balcones al Mediterráneo. ¿Por qué no ir hasta ellos en tu bici? Aquí te describimos algunas rutas ciclistas del litoral alicantino con paradas obligadas en miradores que te brindan unas vistas panorámicas alucinantes. ¿Estás preparado? ¡Pedaleemos juntos!

Ruta La Granadella (Jávea) 

¡Vaya panorama! Las rutas ciclistas con las mejores vistasDATOS TÉCNICOS:

Distancia: 23,83 kilómetros.
Tiempo: Casi 3 horas.
Desnivel acumulado en subida: 514 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 522 metros. 
Altitud máxima: 268 metros.
Altitud mínima: -3 metros.  
Nivel de dificultad: alto. 
Ruta circular.

La ruta ciclista La Granadella transcurre por Jávea y es una de las que ofrece las mejores vistas de la Costa Blanca. Teniendo su inicio y su fin en la Playa del Arenal del municipio, su punto de interés se corresponde con el Monte Público de la Granadella, uno de los sitios con más fama pero también más desconocidos de esta zona. 

Los dos primeros kilómetros de esta ruta son por zona urbana, pero no te confíes porque el resto del trayecto exige cierta dificultad, especialmente en el tramo que asciende desde el Camí Vell de La Granadella hasta alcanzar la torre vigía. No obstante, los paisajes que regala esta ruta ciclista poco tienen que envidiar a los bellos rincones de entornos paradisíacos: extensas zonas verdes, grandes bosques de pinos y matorrales de flora autóctona, un monte público y una de las calas más bonitas del Mediterráneo. De hecho, te recomendamos que hagas una parada en la Cala de La Granadella para refrescarte en sus cristalinas aguas o descansar sobre su blanquecina arena. 

Pero, ¿cómo contemplar toda esta belleza? No te preocupes, porque a lo largo del trayecto hay cuatro miradores, entre los cuales destaca el Mirador del Castell de la Granadella, en el que podrás parar en el tramo de regreso de la ruta a disfrutar de la naturaleza más viva a vista de pájaro. 

Ruta Parcent-Cumbre del Sol 

¡Vaya panorama! Las rutas ciclistas con las mejores vistasDATOS TÉCNICOS:

Distancia: 90,66 kilómetros.
Tiempo: Más de 4 horas.
Desnivel acumulado en subida: 1.671 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 1.667 metros. 
Altitud máxima: 619 metros.
Altitud mínima:  0 metros.  
Nivel de dificultad: alto. 
Ruta circular.

La ruta ciclista que sale desde Parcent y tiene la subida a Cumbre del Sol es una de las que más dificultad entraña, pero también recorre algunos de los pueblos más bonitos de la Costa Blanca, como Moraira, Calpe o Benissa, y llega hasta dos miradores naturales que ofrecen vistas espectaculares, como son el alto de la Sierra de Bernia y la Cumbre del Sol. 

Sus más de 90 kilómetros de recorrido, asimismo, encierran lugares tan emblemáticos como el puerto de Teulada-Moraira, la cala Baladrar, el flamante Peñón d’Ifach o el encantado pueblo de Xaló. Cuando llegues al alto de Bernia, disfrutarás de unas vistas panorámicas que nunca olvidarás, pues el Mediterráneo quedará a tus pies. 

Por otro lado, no nos equivocábamos cuando decíamos que es una de las rutas más difíciles, y es que la subida a Cumbre del Sol es especialmente dura. Una ascensión de casi cuatro kilómetros con desniveles de hasta el 19%. ¡Un reto digno para los más valientes! ¿Estás entre ellos?

Ruta Calpe-Pinos-Benissa  

¡Vaya panorama! Las rutas ciclistas con las mejores vistasDATOS TÉCNICOS:

Distancia: 24,97 kilómetros. 
Desnivel acumulado en subida: 1.012 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 931 metros. 
Altitud máxima: 407 metros.
Altitud mínima:  55 metros.  
Nivel de dificultad: alto. 
Ruta no circular.

Esta ruta es también para los más valientes, porque subir hasta Pinos, que se encuentra a los pies de la Sierra de Bernia, requiere un esfuerzo importante. Sin embargo, os aseguramos que merece la pena, ya que las vistas desde esa altura son espectaculares. Además, en el trayecto hay otros atractivos que merece la pena contemplar. A continuación, os lo contamos todo.

La ruta parte de la estación de Calpe, protegidos por el Peñón d’Ifach, hacia la carretera nacional hasta encontrarse con el camino que indica “Casa del Maco”. Así, llegaremos a un pinar cuya sombra agradeceremos en los meses más calurosos para, más tarde, alcanzar unos campos de almendros y viñas que conducirán a la Sierra de Oltà, dejando ahora a un lado el cartel que marca la dirección “Casa del Maco” y siguiendo recto hasta las vías del tren. Aquí cogeremos fuerzas y nos prepararemos para el primer tramo en subida hasta la montaña de la Solana, que nos guiará hasta la ermita del Sant de la Pedra.

El trayecto sigue por la autopista y, pedalada a pedalada, continuaremos por un camino de tierra que nos llevará hasta un puente que debemos cruzar y avanzar hasta llegar a la carretera. Ya incorporados en el asfalto, a la derecha, un cartel indica “Pinturas rupestres”, donde nos podremos acercar andando para disfrutar del arte rupestre levantino datado entre el 6000 y 4000 a.C. Además, en esta zona, conocida como el Morro de la Francesa, hay un gran mirador donde disfrutar de unas increíbles vistas de toda la costa de Calpe y, por supuesto, de su joya, el gran peñón. 

Tras esta parada, retomaremos la ruta y seguiremos subiendo hasta Pinos, donde el panorama es un auténtico placer para las retinas. Una vez llegados aquí, comienza el descenso de vuelta por la misma carretera por la que hemos ascendido, tramo que recomendamos hacerlo con una velocidad comedida para disfrutar de la postal que se presenta ante nuestros ojos. Posteriormente, cogeremos la carretera Xaló-Benissa hasta cruzar un pequeño túnel tras el cual nos espera una buena subida. Finalmente, llegamos a nuestro destino: Benissa.

Sí, son tres rutas muy diferentes, pero todas ellas tienen un denominador común: sus increíbles vistas panorámicas para disfrutar de un viaje de ciclismo de lo más bonito. Y nosotros, además, te lo ponemos aún más fácil, porque el hotel para ciclistas AR Diamante Beach dispone de servicios exclusivos para los amantes de este deporte. Si quieres conocerlos, contacta con nosotros y descubre el mundo que tenemos preparado para ti.