A pie o a caballo, sólo o en grupo. Hay muchas formas de recorrer el Camino de Santiago, pero sin duda en bici es la mejor manera de disfrutarlo.

El Camino de Santiago es un reclamo que atrae a miles de personas hasta nuestro país. Esta ruta histórica que tiene como meta la ciudad gallega de Santiago de Compostela genera cada vez mayor volumen de visitas, pues según datos de la Oficina del Peregrino  sólo en los tres primeros meses del año más de 5.000 peregrinos llegaron a Santiago, un 61% más que en 2014.

Existen distintas rutas a través de las cuales realizar el recorrido, sin embargo para los expertos la más completa es el Camino Francés. En cuanto a la forma de peregrinaje los habituales coinciden, el Camino de Santiago en bici es la mejor opción para vivir la experiencia jacobea.

Camino Francés: etapas.

Este camino, ideal para hacer ciclismo en ruta, va desde el país vecino hasta Santiago de Compostela. Es uno de los itinerarios más duros, ya que el recorrido es bastante largo; sin embargo, quienes lo han realizado lo califican como el más bello. El itinerario del Camino Francés se divide en 12 etapas a través de las cuales se atraviesan diversas comunidades autónomas (Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia). En total 765 kilómetros que se realizan en dos semanas.

  • Etapa 1 (Saint Jean Pied de Port - Zubiri): Este primer tramo es de los más duros, ya que consiste en atravesar los Pirineos a través de sendas de piedra bastante empinadas, pero para los más inexpertos existe la opción de hacer este tramo por carretera. En total son unos 53 kilómetros que merece la pena interrumpir para hacer una pequeña parada en Roncesvalles, uno de los pueblos más bonitos de Navarra.
  • Etapa 2 (Zubiri - Puente la Reina): Esta etapa discurre en su mayoría junto al río Arga y combina un tramo más natural, en el que se atraviesan zonas de bosque frondoso con otro tramo urbano una vez llegados a Pamplona. La segunda etapa consta de 60 kilómetros que se recorren en poco más de cinco horas.
  • Etapa 3 (Puente la Reina-Logroño): En este itinerario cambiaremos de comunidad, dejando atrás la lluviosa Navarra para adentrarnos en La Rioja, tierra de vinos. Los senderos pedregosos y los caminos estrechos y empinados marcarán esta etapa que discurre en 78 km a realizar en seis o siete horas.
  • Etapa 4 (Logroño - San Millán de la Cogolla - Vilora de Rioja): Este trayecto se caracteriza por el pequeño desvío que se realiza para poder pasar por San Millán de la Cogolla. Este pequeño municipio de casas empedradas cuenta con uno de los monasterios más famosos de España que merece la pena visitar. Es una de las etapas más largas, pues son más de 94 kilómetros.

  • Etapa 5 (Grañón - Hontanas): En esta ruta se alternan tramos llanos con otros en descenso. Es un camino tranquilo en el que se recorren muchas zonas de campos y monte hasta llegar a Burgos. Imprescindible hacer una pequeña parada en la catedral, una de las más importantes del país.
  • Etapa 6 (Hontanas - Ledigos): El ecuador del recorrido se hace un poco duro porque hay que atravesar el alto de Mostelares que, a pesar de ser corto, tiene una pronunciada pendiente. Es el único tramo conflictivo, después se irá en paralelo a la carretera y el río. 83 kilómetros con los que superaremos la mitad del camino.
  • Etapa 7 (Ledigos - León): Esta parte del camino es bastante serpenteante. Atravesaremos varios pueblos de adoquines incómodos para recorrer en bici, por lo que es preferible realizarla por carretera. Al término de esta etapa es aconsejable ir a ver la catedral de León y el barrio del húmedo.
  • Etapa 8 (León- Rabanal del Camino): La octava etapa es una de las más confusas, ya que este tramo del camino no está muy bien señalizado. Hasta que no dejamos varios kilometros atrás la ciudad de León, no encontramos la estabilidad de los senderos de tierra que nos llevaban paralelos a los campos. Un total de 79 kilómetros que nos acercarán un poco más a nuestra meta.
  • Etapa 9 (Rabanal del Camino - Vega Valcarce): En esta jornada se realiza la famosa ascensión a la Cruz de Hierro. Como dice la leyenda todo peregrino debe depositar una piedra traída desde su lugar de origen para pedir protección en el camino. Tras esta visita obligatoria continuaremos el camino rumbo a Vega Valcarce, casi 80 kilometros en los que se experimenta la esencia del Camino de Santiago.
  • Etapa 10 (Vega Valcarce - San Memede del Camino): En la antepenúltima etapa nos enfrentaremos a la cumbre de O Cebreiro. Se recomienda subir por carretera, aunque también está la opción del camino, mucho más sufrida pero más bonita. Desde la cumbre contemplaremos los preciosos paisajes de Galicia y la satisfacción podrá con el cansancio.
  • Etapa 11 (San Memede del Camino - Melide): El penúltimo tramo se caracteriza por la multitud de aldeas que se atraviesa. Los caminos a esta altura alternan tramos de tierra con otros de asfalto, pero en general es una etapa en llano que no se hace pesada. 72 kilómetros de pedaleo constante que se pueden hacer en poco más de cinco horas.
  • Etapa 12 (Melide - Santiago): Llegamos a la última etapa del camino que nos llevará hasta nuestro deseado destino, la catedral de Santiago de Compostela. Antes tendremos que pasar por caminos que atraviesan espesos bosques. 58 kilómetros tras los que lograremos nuestro objetivo.