Si hay un postre por excelencia durante estas fiestas navideñas ese es el roscón de reyes. Sorprende a tus invitados este año con una receta casera.

Estas emblemáticas fechas del año traen consigo muchas tradiciones y costumbres que las hace tan especiales. Entre ellas, una de las más populares es el famoso roscón de reyes. Un bizcocho dulce con frutas confitadas que únicamente se come el día 6 de enero. No está muy claro cuál es el origen del roscón de reyes, pero la leyenda más popularizada cuenta que fue el rey francés Luis XV quien divulgó este famoso dulce.

Receta de roscón de reyes, ¡sorprende a tu familia!

Según relata los expertos, Luis XV tenía un cocinero en su corte procedente de Eslovenia que quiso premiar al rey en el día de la epifanía con una receta típica de su tierra: el roscón. El cocinero eslavo escondió en el interior del dulce un medallón de oro que había adquirido junto a otros miembros de la corte, para sorpresa del rey. Luis XV quedó encantado con el obsequio y se dedicó a difundirlo entre toda la aristocracia francesa. Finalmente traspasó las fronteras galas y en el siglo XVIII llegó hasta España donde se ha convertido en una costumbre que ha permanecido hasta nuestros días.

Como manda la tradición, el roscón esconde en su interior dos figuras: un rey y un haba. A la persona que le toca el rey es coronada con la tiara que adorna el roscón, mientras que al que le toca el haba está obligado a pagar el roscón del año siguiente. Sin embargo, de vez en cuando está bien romper con las normas y este año 2016 es un buen momento para aventurarse y elaborar un roscón de reyes casero. Aquí te dejamos la receta del roscón original para que te lances a hacerlo en tu casa y sorprendas así a toda tu familia.

INGREDIENTES:

  • 600 gramos de harina de fuerza
  • 30 gramos de levadura fresca
  • 120 gramos de azúcar blanco
  • 100 gramos de margarina o mantequilla
  • 200 gramos de leche
  • 10 gramos de sal
  • 2 huevos (1 clara)
  • 2 cucharaditas de agua de azahar
  • 1 piel de naranja rallada
  • 1 piel de limón rallada
  • Fruta escarchada o confitada
  • Figuritas para insertar en el roscón
  • 1 naranja confitada
  • 1 huevo batido

Receta de roscón de reyes, ¡sorprende a tu familia!
ELABORACIÓN:

Para empezar a preparar la base primero se debe mezclar la leche con un par de cucharadas de harina de fuerza. Asimismo se añaden los 30 gramos de levadura y se mezcla todo en un mismo bol donde se remueve bien para que quede todo integrado. Después se tapa y se deja fermentar durante un cuarto de hora.

Transcurrido este tiempo se vierte el contenido en un recipiente mucho más grande, pues a continuación habrá que empezar a incorporar el resto de ingredientes: la piel rallada de limón y naranja, la leche, la sal, los dos huevos, el azúcar y la mantequilla o margarina. Se une todo bien hasta que quede una masa homogénea y compacta.

El siguiente paso es echar sobre una superficie lisa, preferiblemente una mesa, un poco de harina y, sobre ésta, amasar durante varios minutos el contenido del bol. A lo largo de este proceso habrá que ir dándole forma de bola y cuando se termine se inserta el contenido en un recipiente hermético con dos paños húmedos en un lugar resguardado del frío. Tendrá que permanecer así al menos un par de horas.

Receta de roscón de reyes, ¡sorprende a tu familia!

Al cabo de las dos horas la masa debe haber adquirido el doble de volumen, será el momento de extraerla y, de nuevo sobre una superficie lisa, amasarla hasta darle la característica forma redonda del roscón. Habrá que hacer también el agujero del medio con los dedos o con un objeto con forma de cilindro. Lo colocamos sobre una bandeja forrada con papel de horno y lo dejamos reposar otra vez durante sesenta minutos.

Después será el momento de embadurnar el roscón con dos claras de huevo batido, tras lo que se añadirá la fruta escarchada al gusto propio. Entre ejemplos de frutas o toppings que se pueden añadir está la naranja confitada, las almendras troceadas, el azúcar glass, etc. Y, por último, habrá que esconder las famosas figuritas entre la masa. Añadidos todos los ingredientes, se calienta el horno a 180 grados y se inserta el roscón que habrá que mantener ahí durante 20 minutos. Al cabo de este tiempo se extrae, se deja reposar y, si se desea, se puede partir por la mitad y rellenar de nata, trufa o crema.

El roscón de reyes se puede tomar durante el desayuno del día 6 de enero o tras la comida de reyes, durante la sobremesa con un café o una copa de licor. A los niños les encanta comerlo durante el almuerzo o la merienda, así que mejor reservar un trozo para no privarlos de este dulce típico que supone el último capricho de estas fiestas, ya que después tocará recuperarse de los excesos con recetas sanas y fáciles de preparar.

Receta de roscón de reyes, ¡sorprende a tu familia!