Calpe y hoteles AR es sinónimo de vacaciones para muchas familias: este es su álbum de recuerdos, que se agranda cada año.

Son de todos los puntos de la geografía española. Repiten un año detrás de otro y van incorporando a nuevos miembros de la familia. Buscan hoteles para ir con niños y lo tienen claro. Son fieles a Calpe y a AR Hoteles. Les gusta su desayuno, sus actividades y tener la certeza “de que todo va a salir bien”. Mientras preparan las maletas otro año más, hablamos con algunos de los clientes habituales de los hoteles del grupo.

 Por qué elegir AR Hoteles para ir con niños (o pasárselo como ellos)
Carmen M. y familia

Esta familia de Madrid, compuesta por dos abuelos y cuatro nietos de edades entre 13 y 18 años, veranea en AR Diamante Beach prácticamente desde la inauguración del hotel y, aunque algún año hayan venido en otra fecha, primordialmente lo hacen en el mes de julio, y durante 10 o 15 días.

Aseguran que vuelven “por la atención del personal, por la comodidad, por la limpieza y por la comida”, es decir, por “todo lo bueno del conjunto del hotel, incluyendo las instalaciones”, y “porque tiene todas las comodidades y servicios que nosotros necesitamos”.

Se confiesan también incondicionales de Calpe por el Peñón “¡que es impresionante!”, “por las buenas playas de arena finísima y con banderas azules como consecuencia de sus aguas limpias, por la temperatura ideal y por los paisajes de los alrededores”.

Una jornada veraniega para ellos siempre comienza con una  mañana de playa para luego volver a tomar un aperitivo en el bar del hotel, pasar después a “la buena comida (comiendo de todo) y dormir una siesta en las tumbonas de la piscina (intercalada con sus baños correspondientes)”. Al atardecer, hay que bajar a dar un paseo por el Paseo Marítimo y cenar con la brisa marina y mientras se bebe algo viendo los espectáculos del hotel”.  

Alberto O.

Desde Vizcaya, concretamente desde la localidad marinera de Bermeo, viene esta familia al hotel AR Roca Esmeralda durante más de un mes al año, normalmente entre mayo y junio. Les atrae tanto “la situación y la comodidad” del hotel como “el clima y el paisaje” de Calpe, y les convence definitivamente la “buena relación calidad-precio de su oferta”. Si tuvieran que elegir un recuerdo o un día perfecto en sus vacaciones entre todos de los cuatro veranos que han pasado aquí, afirman que no podrían quedarse solo con uno, “porque cada día aquí es diferente y especial”.

Veronica M.

Aunque Calpe no les pilla demasiado cerca de su Zaratamo natal, en la provincia de Vizcaya, no es impedimento para que desde su apertura Verónica venga con su familia (son tres, con niños de 7 y 12 años), a pasar las vacaciones al hotel AR Diamante Beach todos los meses de julio durante 9 o 10 días. “Calpe es un pueblo de veraneo muy familiar pero sin aglomeraciones. Tiene un poco de todo en cuanto a servicios. Un bonita playa el Peñón, las salinas, el puertito, el paseo de las playas perfecto para practicar deporte, pasear con la silla a niños pequeños, disfrutar de sus terrazas....”

“Nos encanta el hotel” -dice- “Nos encanta volver y ver, año tras año, a los mismos empleados con sus caras sonrientes”. También son decisivas en su elección de vacaciones las instalaciones para niños “las habitaciones, el mimado buffet, el miniclub y la confianza para los padres sabiendo q estan en muy buenas manos”, además de “la calidad de los espectáculos, la predisposición de los empleados de recepción y la cercanía de la playa, asegura Verónica.”

Entre sus planes favoritos está “tomar el sol y bañarnos en la piscina, comer descansar, ir a la playa y al spa, cenar viendo el espectáculo y tomar algo en una bonita terraza… pero también les gusta mantenerse activos y no se olvidan de “ir a correr por el paseo o hacer aquagym en la playa”.

Toni B.

Desde hace seis años esta familia de Valencia hace un hueco en el calendario para venir a Calpe en los meses de septiembre u octubre. Son apenas cuatro o cinco días, pero unos días en los que los ocho (incluida una niña de 5 años) aprovechan para disfrutar del mar, el buen tiempo y la tranquilidad en el Diamante Beach, un hotel del que destacan “su buffet y su elegancia”. “Repetimos todos los veranos porque nos encanta el hotel -aseguran-, el trato personal de sus empleados y porque tiene muchas actividades para los niños”.

Se lo toman con calma, y sus únicas “obligaciones” durante su estancia son “levantarse en el hotel, bajar a desayunar a su buffet y estar en la piscina; luego ir a comer a Mandala, pasear junto al mar y cenar al hotel viendo alguno de sus espectáculos”: un plan tan sencillo como divertido, que nos recuerda que estamos de vacaciones.

Juan E.

Este madrileño lleva nada menos que 35 años veraneando en el hotel Roca Esmeralda & Spa, de donde valora, por encima de todo, “la atención del personal”. Ahora lo hace con su mujer, con la que viene doce días en junio a disfrutar de lo que más le gusta “la tranquilidad, sobre todo por la noche, del hotel”, una tranquilidad que también destaca de Calpe en general que, junto con sus playas, es lo que más le gusta de la localidad. Aunque ya la conoce muy bien, no renuncia a hacer alguna excursión “cómoda” siempre que ésta incluya una comida típica: qué mejor que un arroz o un pescado fresco mirando al Mediterráneo.

Natalia A.

Desde Madrid han llegado los dos últimos veranos Natalia y su familia al AR Diamante Beach. ¿La razón? olvidarse de la gran ciudad durante una semana en Calpe “un sitio muy agradable y con un personal super profesional”. “Volvemos a Calpe porque nos sentimos con en casa y el niño disfruta un montón”. La idea es sencilla: un plan de relax total, que incluye mar y mucha diversión. Natalia se lo toma a rajatabla y cada mañana baja “una horita” a la playa a hacer un poco de gimnasia con Roberto, para después volver al hotel y disfrutar de sus piscinas, la animación y la buena comida. Pero Roberto no es el único que se divierte, ya que ellos también lo pasan bien: “los espectáculos nocturnos son maravillosos y, ¡qué decir del spa!

Dolores L.

Desde Benaguasil, en Valencia, y desde hace una década, vienen cada temporada a AR Diamante Beach Dolores y su familia, ahora con los nuevos integrantes: una chica de 6 años y un chico de 3. “Voy varias veces al año, en invierno también. Nunca faltamos la semana completa en Julio ni en el puente de Octubre y también hemos estado en varias Nocheviejas; siempre con una nota alta”.

“Carolina (la responsable de recepción) siempre nos gestiona la estancia: perfecta”.

Para Dolores, que viene con su hija y sus nietos, es fundamental que el hotel esté preparado para familias  “nos gusta mucho el hotel por ser especial para famílias con niños y también porque es un placer disfrutar de sus instalaciones y servicios: el miniclub, para niños a partir de 4 años y con actividades de todo tipo durante el día; los shows para todos los públicos y también para los peques Rey León, Disney... )”

Pero no solo encuentra diversión en el hotel  “Calpe, es un lugar precioso por su ubicación y por su clima”, donde se puede hacer un montón de cosas “hemos visto la entrada de barcos con la pesca del dia, la venta o subasta de pescado y de marisco en la lonja, la fiesta de la cerveza, los moros y cristianos, etc.....”.

“El Diamante Beach es un hotel donde nos sentimos felices y mis nietos más, por eso no dejaremos de ir” asegura Dolores.

Y, tú,¿ te apuntas a unas vacaciones inolvidables en los hoteles AR?