Famosas y embarazadas: ¿cómo pueden estar perfectas? Nosotros te contamos los mejores trucos para ser una fit mom de los pies a la cabeza. ¡Descúbrelos y a lucir figura!

¿Planeas tener un hijo, estás en uno de esos nueve meses o acabas de dar a luz al niño más bonito del mundo? Entonces, seguro que te preocupa la figura de tu cuerpo. Éste, como es evidente, va a cambiar con el embarazo, y no son pocas aquellas que se alarman por la transformación de su tripa, sus caderas, sus piernas, sus brazos y hasta su cara. 

El útero aumenta su tamaño, la barriga va cogiendo volumen a medida que avanzan los meses, algunos órganos se desplazan y, en las últimas semanas, comienza a dilatarse el canal del parto. Es cierto, estos cambios son naturales y no los podemos frenar, pero también es verdad que la salud sigue estando en nuestras manos y, dejando a un lado los mitos del reposo obligatorio, estar en forma, controlar la dieta y practicar ejercicio traen innumerables beneficios para la mamá y para el bebé. 

Por este motivo, te contamos cómo ser una de esas mujeres fitness antes y después del embarazo, porque tener una figura ideal no sólo está al alcance de las famosas. Olvídate del sedentarismo y apuesta por el ejercicio, pues sus consecuencias son más que positivas para tu salud y, por supuesto, para la de tu pequeño. ¿Estás preparada para conocer qué debes hacer para estar en forma antes, durante y después de la gestación? Saca las mayas, cálzate las zapatillas y, en definitiva, ponte cómoda. ¡Comenzamos!
Mujeres fitness: antes, durante y después del embarazo

Mujeres fitness: antes del embarazo
Tener un bebé es parte de tus planes inmediatos. Crear una familia, o engrandecer la ya existente, es un sueño que, poco a poco, comienza a tomar forma. Desde ese mismo instante en que este proyecto empieza a crecer en tu mente, preparar tu cuerpo para ello también ha de estar entre tus intenciones. ¿Cómo? La respuesta es sencilla: apostando por un estilo de vida más sano que incluya una rutina diaria de ejercicio capaz de ponerte a punto para todo lo que está por venir. 

La actividad física, además, también favorece el equilibrio psicológico, fundamental en el embarazo, es decir, mejora el estado de ánimo, aumenta la energía y disminuye el estrés. Todos estos beneficios, a largo plazo, incidirán sobre la salud del pequeño desde su más mínima existencia.

Pero, ¿qué clase de ejercicios debo realizar antes de que comience la gestación?, te preguntarás. En primer lugar, sabemos que practicar deporte requiere esfuerzo y, para evitar el odio hacia esa rutina, has de apostar por actividades que te motiven, te gusten y que, incluso, puedas hacer en compañía. Caminar, correr, montar en bicicleta, nadar, bailar o desarrollar ejercicios aeróbicos son algunas de las recomendaciones de March of Dimes. Asimismo, este blog pensado para facilitar embarazos sanos entra en mayor detalle aconsejando flexiones, levantamiento de pesas, abdominales, yoga o pilates, entre otros.

Por último, la frecuencia de actividad antes del embarazo habría de rondar los treinta minutos diarios hasta alcanzar las dos horas y media a la semana. Así, tu cuerpo estará más que preparado para recibir un bebé en su interior, aunque es muy importante que sigas esta rutina cuando ya estés embarazada. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo para no perder ni un detalle!
Mujeres fitness: antes, durante y después del embarazo

Mujeres fitness: durante el embarazo

¿Cuántas veces has escuchado eso de “las embarazadas deben reposar durante los nueve meses de espera”? ¿Cuántas veces has tenido que oír que ahora comes por dos? Y, en consecuencia, ¿cuántas veces te has preguntado cómo repercutirá todo ello en la figura de tu cuerpo? Puedes estar tranquila, porque esto son sólo mitos que los expertos trabajan por combatir, porque ellos mismos reconocen que sí, se puede hacer ejercicio durante el embarazo. 

Si estás sana, no padeces ninguna alteración y tu ginecólogo te ha recomendado “vida normal”, el deporte sólo aportará beneficios a tu salud y a la del bebé. A pesar de ello, es evidente que tu estado varía del primer al segundo trimestre, y de éste al tercero, por lo que has de tener un buen control y adaptar las actividades a tu periodo de gestación. 

Los primeros tres meses de embarazo son los más delicados, por ser el momento en que se implanta el embrión. Los ejercicios, por consiguiente, han de centrarse en caminar o nadar entre 30 o 45 minutos, sin forzar demasiado, especialmente si no estás acostumbrada a practicar deporte. En cualquier caso, es muy importante que nunca te fatigues, mantengas una respiración equilibrada y bebas mucha agua para asegurar tu hidratación y la de tu hijo.

La llegada del segundo trimestre implica dar la bienvenida a la mejor etapa del embarazo: todo está más seguro y las náuseas desaparecen. En este periodo, puedes comenzar con clases de pilates o yoga prenatal, porque ambos, además de ejercitar tu cuerpo, mejorarán tu flexibilidad, te relajarán y disminuirán dolores y molestias, circunstancias que, llegado el momento, facilitarán el parto. 

El tercer trimestre, el más pesado, aparece con dolores de espalda, cansancio y pocas ganas de esfuerzo, pero ¡no te rindas ahora! Hacer ejercicio es, sin duda, una manera de desconectar, aliviar las molestias y acabar con el estrés. Eso sí, tu estado será el que marque el ritmo de ejercicio adecuándose a aquello que tú puedas soportar. Seguir con el yoga, nadar, caminar y montar en bicicleta estática es lo mejor para despedirse de los nueve largos meses.

Y, finalmente, nos preguntamos por qué hacer ejercicio. Los beneficios, según la ginecóloga Victoria Verdú para Glamour, son incuestionables: control de peso, mejora de la tensión arterial, disminución de molestias digestivas, consecución de un parto más fácil, recuperación exitosa después de dar a luz, disminución de riesgo de enfermedades y desaparición de la incontinencia urinaria. De hecho, hay estudios que revelan que aquellas mujeres que continúan su actividad física durante la gestación tienen partos menos problemáticos.
Mujeres fitness: antes, durante y después del embarazo
(Imagen: Sportzneter.com)

Mujeres fitness: después del embarazo

El bebé ya está entre vosotros y ahora llega la temida cuarentena, es decir, entre seis y ocho semanas para que el cuerpo vuelva a la normalidad. En este tiempo, es recomendable huir del ejercicio intenso y comenzar progresiva y gradualmente con él cuando te sientas preparada. Para ello, has de escuchar a tu cuerpo con la finalidad de no forzar más allá de lo que éste puede soportar. 

En ese sentido, la actividad ha de ser suave al principio y, poco a poco, subir de intensidad. Pequeñas caminatas en los inicios, clases poco exigentes de yoga y pilates, menos largos de piscina… A pesar de todo, cada mujer es un mundo y, en consecuencia, cada cuerpo, único, por lo que no tarda lo mismo en acostumbrarse y prepararse para retomar la vida activa. Por otro lado, una opción es volver a la rutina deportiva junto a tu pequeño, como hace la actriz Elsa Pataky, apostando por yoga, pilates, running o paseos. 
Mujeres fitness: antes, durante y después del embarazo

Con todos estos trucos, te convertirás en una fit mom, de la talla de la actriz Patricia Montero o de la modelo Sarah Stage, de los pies a la cabeza. ¿Te atreves a ponerlo en práctica? Si es que sí, contacta con nosotros y cuéntanos los resultados. ¡Estaremos encantados de conocerlos!