¿Has dado a luz hace apenas unos meses y ya se ha acabado tu baja maternal? ¡Es hora de ponerse las pilas! Descubre los mejores consejos para triunfar en la vuelta a la rutina y conciliar tu vida laboral y familiar.

Hace pocos meses que nació tu hijo y ni siquiera te has separado de él. Sin embargo, ya llega la hora de volver al trabajo y es, entonces, cuando surgen los sentimientos contradictorios que, por ser mamá primeriza, son todavía más intensos, ya que en ti se despiertan sensaciones que, hasta el momento, aún no habías experimentado. Las ganas de regresar a la carga y desconectar de los pañales chocan con una tristeza por pensar que abandonas a tu pequeño.

Reanudar la rutina puede suponer un desgaste físico, emocional y psicológico para cualquier madre primeriza. Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad

La baja por maternidad durará unas 16 semanas y, además, tu pareja tendrá también un permiso de 13 días, según la Ley de Igualdad de Oportunidades, circunstancia que facilita la conciliación. No obstante, después de este periodo, compaginar la vida profesional y familiar es, en muchas ocasiones, todo un reto. 

¿Quién se encarga del niño?, ¿comerá bien y cumplirá con las tomas?, ¿llorará mucho sin mí?... éstas y otras cuestiones asaltarán tus pensamientos a la hora de volver a la rutina después de haber sido mamá, y es cierto que deberás esforzarte para adaptarte a la nueva situación, pasando por diferentes etapas. Por ello, queremos echarte una mano y contarte todo aquello que te puede interesar.

La vuelta al trabajo de una mamá primeriza

Las madres pasan por diferentes fases a la hora de reincorporarse a la rutina después de dar a luz. En todas ellas les invaden sentimientos de tristeza, culpabilidad y ansiedad, pero también de alivio, desconexión y descanso.

Es cierto que muchas pueden sufrir una depresión postparto tardía al sentirse responsables de abandonar a su pequeño en manos de otros, pero igualmente es verdad que el regreso es una vía de escape de una situación que, por ser primeriza, puede que no controlen al 100%. Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad

A pesar de todo ello, la vuelta al trabajo se produce en un momento en el que el bebé ya ha comenzado a interactuar y, por supuesto, tú vas haciéndote con el dominio de la maternidad. Esta circunstancia, sin embargo, no es sinónimo de una conciliación fácil de tu vida laboral y familiar. Por ello, una buena opción es pedir una reducción de jornada laboral, aunque no la mejor, dado que se traduce en una bajada del salario en una época de muchos gastos ocasionados por el nuevo inquilino.  

Por otro lado, el apoyo emocional incondicional de tu pareja y tu familia es fundamental para llevar la situación de la mejor manera posible. Retomar tu vida laboral implica multiplicar tu cansancio y ese es el motivo que explica la necesidad de recibir ayuda de los tuyos para una mejor organización y cuidado del pequeño. Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad

Por último, la concentración en tu tarea no será fácil, porque físicamente estarás en tu puesto de trabajo, pero tus pensamientos se hallarán con tu bebé. Qué estará haciendo, cómo se encontrará o se habrá tomado el biberón serán algunas dudas que no podrás sacar de tu cabeza. ¿Cómo solucionarlo? ¡Con una llamada! 

Consejos: ¿cómo organizar la vuelta al trabajo?

  • Organízate bien, escoge quién va a cuidar de tu niño y descansa para darle a tu pequeño todo lo que necesite cuando estés con él, aunque también has de delegar y dejarte ayudar por el resto. Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad
  • Olvídate de ese sentimiento de culpa y piensa que trabajar es lo mejor para tu familia y para ti, por lo que dejar a tu bebé en casa mientras tú desarrollas las obligaciones tiene aspectos positivos. 
  • Diseña un plan de acción en el que establezcas tus metas, las prioridades de tu vida y, en función de ello, toma las decisiones que consideres oportunas, sin pensar que eres culpable por ninguna de ellas.
  • Tener fotos a mano, ya sea en tu smartphone o en el escritorio, puede parecer una tontería, pero de esta manera podrás sentir que estás cerca de tu hijo en todo momento. Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad
  • Llama por teléfono cuando tengas dudas, aunque tampoco abuses de las llamadas. Así, podrás relajarte y tranquilizarte sabiendo que todo marcha sobre ruedas. 
  • Disfruta del cambio de aire y aprovecha para desconectar de pañales, biberones y chupetes durante este momento del día. Asimismo, es importante que te centres en el trabajo, aunque cueste, para que las horas se pasen más rápido.

Vuelta al trabajo de la mamá primeriza: acostumbrar al bebé

Retomar la rutina no es sólo duro para ti, porque tu bebé también sufre las consecuencias de tu regreso a la vida laboral, pues el vínculo afectivo ya es muy fuerte. Por este motivo, es muy relevante que tengas una actitud positiva para transmitirle seguridad a tu hijo, además de hacerle entender que vas a volver y que, en ningún caso, le abandonas. ​e6d43fbd-8395-426e-94be-9bed218962eb

A pesar de ello, cuando una mamá primeriza vuelve al trabajo, el niño es todavía muy pequeño, condición que facilita quedarse con otras personas. El dilema aparece de nuevo: ¿con quién lo dejo?, ¿contrato una niñera, apuesto por la guardería o me fío de los abuelos?

En primer lugar, si te decides por la guardería, has de saber que el bebé estará atendido por personas cualificadas y, por supuesto, se favorecerá su socialización. De hecho, el Ministerio de Empleo informa de que el 27% de los niños de 0 a 3 años va a una escuela de educación infantil. 

Si piensas que aún es demasiado pequeño para acudir a estos centros, entonces contratarás a alguien o lo dejarás con los abuelos. En estos casos, el niño gozará de atención exclusiva en su entorno, a salvo de infecciones contagiadas por otros peques, y, además, los papis no tendréis que preocuparos por horarios de recogida. 

Eso sí, en cualquiera de las dos situaciones, has de acostumbrar a tu bebé, pero tú no debes acomodarte. En ese sentido, es recomendable que aproveches cada segundo libre para estar con el pequeño con la finalidad de evitar que él asimile que ir al trabajo es sinónimo de abandono y descuido.Mamá primeriza: volver al trabajo después de la maternidad

Ya conoces todos los trucos para retomar tu vida laboral después de haber sido mamá por primera vez, y nosotros estamos seguros de que va a ser un éxito. ¿Quieres más consejos? En nuestros hoteles podrás resolver cualquier duda. De momento, sólo te queda disfrutar de una vida moderna ¡y familiar!