Los culottes de ciclismo más apropiados para tu entrenamiento

Es sabido por todos los que practican ciclismo que uno de los inconvenientes más comunes es el dolor que provoca el sillín de la bicicleta. Para combatir estas molestias es primordial contar con unos buenos culottes de ciclismo que amortigüen la presión y reduzcan el daño. Aunque su uso no es obligatorio, sí que es recomendable porque te permitirá aguantar más sobre la bicicleta.

Los culottes de ciclismo más apropiados para tu entrenamiento

La bandana, pieza fundamental de un culotte.

La bandana es una especie de cojín que se sitúa en la parte perianal del culotte y que, gracias a su constitución acolchada, mitiga los dolores provocados por el asiento de la bicicleta. Es la parte esencial de un culotte porque es la encargada de evitar golpes y vibraciones. Por eso, a la hora de comprar unas mallas ciclistas es importantísimo fijarse en la calidad y composición de éste. Algunos de los requisitos que debe reunir son los siguientes:

  • Que sea antibacteriana, ya que es recomendable no llevar ropa interior debajo del culotte y, por lo tanto, la piel estará en contacto continuo con la prenda.
  • Que evite las fricciones. De nuevo, al estar en contacto con la piel es importante que no produzca roces o rojeces.
  • Que sea transpirable para expulsar el sudor que se produce tras muchas horas practicando ciclismo.
  • Que sea viscoelástica para que se amolde a tu estructura corporal y no pierda elasticidad con el paso del tiempo.
  • Que sea de fácil limpieza y secado, puesto que es recomendable lavarlas cada vez que se usan y al ser piezas gruesas tardan mucho en secarse.

Los culottes de ciclismo más apropiados para tu entrenamiento

Recomendaciones para elegir un buen culotte.

Como pasa con casi todas las prendas que componen el equipamiento ciclista, existe una gran variedad de culottes. Entre esta amplia gama de mallas es difícil saber cuál escoger, por lo que es importante tener en cuenta las siguientes pautas para poder realizar una buena compra:

  • La talla: Acertar con el tallaje es importantísimo pues el culotte debe adaptarse perfectamente a tu fisionomía para no producir molestias y cumplir correctamente con su función.
  • El largo: La longitud del camal debe llegar hasta encima de las rodillas. Esto se debe a que, además de una función térmica y protectora, el culotte también debe ejercer un poco de compresión en las piernas.
  • Las costuras: Es importante fijarse en las zonas en las que se sitúan las costuras y en cómo son éstas porque si no están bien terminadas pueden producir roces y heridas.
  • El precio: Dependiendo del uso que le vayas a dar fíjate un presupuesto. Existe un amplio rango de precios para los culottes, no te decantes por el más barato pero tampoco hace falta que compres el más caro. Los que oscilan entre los 60 y los 100 euros suelen ser de calidad y duraderos.
  • La bandana: Ésta tiene que adaptarse a tu fisionomía, que no se exceda de largo, de amplio, ni de grosor. Tiene que cubrir los huesos ilíacos y la zona perianal.
  • Las gomas: Éstas tiras elásticas evitan que el culotte se suba. Es recomendable que sean de silicona para evitar que opriman mucho la piel y causen un corte en la circulación.
  • La media: Hay que fijarse en el gramaje y el grosor de ésta. Si es un culotte para la temporada estival mejor que la media tenga poco gramaje, mientras que si es para el invierno que sea fuerte porque así aumentará la compresión muscular.
  • El color: El color del culotte afecta a la visibilidad. Se recomiendan los colores vistosos o fluorescentes si vas a circular por carretera para que así te vean mejor el resto de vehículos.
  • El tejido: Casi todos los culottes están realizados en lycra pero ésta tienen que estar combinada con otros tejidos como el poliéster o el nylon. Éstos le aportan más flexibilidad y elasticidad.

Además de todas estas variables, es primordial que puedas probar el culotte. No sólo nos referimos a que te lo pongas en los probadores para ver como sienta, sino que lo pruebes subido a una bicicleta para comprobar la sensación sobre el sillín. Ahí es donde realmente se aprecia si has comprado la talla adecuada, si es cómodo y si cumple con su función. Algunas de las marcas más famosas de culottes son Assos y Exteondo.
Los culottes de ciclismo más apropiados para tu entrenamiento

Los culottes para mujeres.

El equipamiento ciclista de mujeres y hombres varía sustancialmente por la diferencia física de ambos sexos. Por ello, los culottes femeninos no son una excepción y también tienen ligeras modificaciones con respecto al de los hombres. El tronco inferior de la mujer es ante todo más ancho de caderas y la pelvis también es más amplia. Además, la mujer apoya la mayor parte del peso de su cuerpo en los isquiones, por lo que el culotte juega un papel muy importante.

Es aconsejable que el culotte femenino sea más corto de camal, así como más estrecho en las caderas para que quede perfectamente ceñido. También hay que fijarse en la longitud hasta la cintura, ésta tiene que ser ligeramente más corta y ajustada que en el de los hombres. La bandana debe ser un poco más amplia hacia las ingles y gruesa a la altura de los isquiones para que se adapte y evite los dolores.

Los culottes de ciclismo más apropiados para tu entrenamiento

Con todos estos consejos podrás comprar el culotte adecuado. Ahora sólo te faltará el maillot para completar tu vestimenta ciclista, así que lee este post y completa tu equipamiento para ciclismo ideal.