Recién llegadas o, incluso, por llegar, si te gusta pedalear, mantente al día de las últimas novedades de ciclismo que te harán tu día a día mucho más sencillo y seguro.

La bici ejercita los músculos, da libertad y elimina los problemas de aparcamiento, pero también tiene algunos handicaps. La técnica y el ingenio buscan soluciones a los principales problemas de los ciclistas así:

1. Que no te vean por la noche. Ha sido la última revolución. La Vodafone Smart Jacket es una chaqueta inteligente desarrollada en la Technical University Delft, en Holanda (país de la bicicleta por excelencia) con la colaboración de Vodafone y la Dutch Cyclist Association para minimizar uno de los principales peligros de los ciclistas: la noche. Funciona así: tú eliges la ruta y la dibujas previamente en tu móvil. Después, introduces éste en un bolsillo especial donde se van reproduciendo todos tus movimientos mediante luces led en forma de flechas (e, incluso, manda algunos mensajes como “gracias” al resto de los usuarios de la vía). De esta manera, el ciclista es infinitamente más visible en la carretera y, además, el uso del móvil es mucho más seguro, por lo que se disminuye con ambos aspectos la posibilidad de accidente.

No es la primera vez que se busca evitar los incidentes nocturnos de los ciclistas de forma original. Ya el año pasado, la firma de coches Volvo, junto a la agencia de publicidad Grey London, se llevó todos los premios de innovación gracias a una idea tan sencilla como eficaz: un spray con el que se rociaba la bicicleta, la mochila, el casco y la ropa del ciclista por la noche para convertirlos en objetos reflectantes. En este sentido, otro gadget interesante es Revolights que, por medio de unas correas con leds, las llantas se iluminan y provee una visibilidad de 360 grados, muy útil tanto para ver como para ser visto. Es muy fácil de usar, resistente al agua, antirrobo y se cargan las baterías con un sencillo USB.

2. Pinchar las ruedas. Conseguir que nunca pinches es una quimera, pero a lo que Patchnride te ayuda es a ahorrar, tanto tiempo como dinero, cuando esto suceda. Es cómodo, sencillo, rapidísimo y válido para cualquier tipo de bicicleta (incluso para los carritos de los bebés). Por ello, se ha convertido en todo un aliado para el ciclista moderno.

3. Avisar en caso de accidentes. Aquí sí que estamos hablando de palabras mayores, porque el miedo a tener un accidente y que no puedas comunicar dónde ha sido no sólo te acecha a ti, sino también a los que te rodean y se quedan en casa mientras tú sales con la bici. Para ir más tranquilo (y dejarles a ellos más serenos), nada como el ICEdot crash sensor, un sensor de golpes que se puede colocar en cualquier casco y funciona con bluetooth (Android o iPhone) y que, en caso de choque o cambio brusco de movimiento, avisa a través de una aplicación y envía un mensaje con la ubicación exacta a los contactos preseleccionados. Especialmente útil para ciclistas de montaña.

4. Llevar el casco. Mucho se ha hablado de la obligación de llevar casco o no en la bicicleta, teniendo fervientes detractores y apasionados defensores. Para salvar la polémica está este gadget, un sofistícadísimo sistema inventado, tras años de trabajo y de complicadísimos cálculos, por dos suecas, que consiste en un casco invisible. Con forma de collar, se llama Hövding y vendría a ser algo así como un airbag para bicicletas, que sólo se abre en caso de impacto.

Imagen: hovding.com

5. Con o sin motor. Otra de las grandes polarizaciones de la bicicleta ha sido el uso de motor. Mientras en algunas ciudades es útil y las bicicletas públicas lo tienen, como Madrid, en otras, más planas, resulta más un problema que una solución. Lo cierto es que el uso de las bicicletas eléctricas está experimentando un gran auge y a los fabricantes de bicicletas (Orbea, Gocycle, Artik…) se han unido varios fabricantes de coches aprovechando el tirón, como ha sido el caso de la Cruise E-bike (BMW) o la Green E Line (Skoda). En medio de las dos se encuentra Rubbee, que no es otra cosa que un motor eléctrico portátil compatible con cualquier tipo de bicicleta que se monta (muy fácilmente) bajo el sillín, y que da más potencia a la rueda trasera, pero sin desgastarla por fricción. Pesa 6,5 kilos, permite velocidades de hasta 25 km/h para una distancia de 25 km y su lema es “las distancias se harán más cortas y las colinas más suaves”. Se combina con una aplicación que monitoriza los recorridos, la carga de la batería o los niveles de potencia.

Una solución parecida da GeoOrbital, una rueda que transforma una bici normal en una eléctrica, equipada con un motor eléctrico de 36v 500w y una batería que alcanza hasta los 32 km/h, con una autonomía de casi 20 kilómetros o de hasta 48 km si se combina su uso con los pedales. Será realidad a principios de 2017.

¿Quieres disfrutar de todas estas novedades en un entorno maravilloso? Consulta más información aquí: