Si tu hijo es un apasionado de los pedales, aquí te contamos todos los secretos para hacer de él un auténtico profesional de las dos ruedas.

El ciclismo es una actividad muy saludable y divertida para los más pequeños. Practicarlo, de hecho, ayuda a su desarrollo, aprendizaje, crecimiento y maduración. Muchos niños se aventuran en este deporte cuando lo descubren y, a pesar de que algunos lo abandonan, no son pocos los apasionados por él.

Si tu hijo es de estos últimos y, de pronto, siente un gran interés por esta actividad física, las dudas se amontonarán en tu cabeza con el único deseo de cumplir los sueños de tu pequeño. ¿Qué bici le compro?,  ¿cómo ha de ser el entrenamiento? o ¿qué tiene que llevar puesto? son algunas de las cuestiones que te plantearás cuando oigas eso de “quiero ser ciclista”.

A continuación, contestamos las preguntas más frecuentes en ciclismo para niños con el objetivo de que hagas de tu pequeño un futuro Alberto Contador. ¿Estás preparado? ¡Quita el freno, que arrancamos!

FAQ: el material necesario en ciclismo para niños FAQ: ciclismo para niños. "Papás, de mayor quiero ser ciclista"Tu hijo lo tiene claro, sabe que quiere ser ciclista profesional, y pretende que le ayudes. El primer paso, para ello, es adquirir  los complementos y el vehículo que necesita para alcanzar su sueño. Sigue leyendo para encontrar el material perfecto para tu niño.

¿Qué aspectos he de tener en cuenta a la hora de comprar una bicicleta para mi hijo?
Adquirir una bici no es una cuestión baladí, y menos para un niño que quiere tomárselo en serio. Por este motivo, antes de comprarla, has de valorar aspectos como la altura del pequeño, la seguridad del vehículo y su homologación con el marcado de Conformidad Europea (CE).

Si entramos en mayor detalle, es recomendable que el cuadro sea bajo para que el niño pueda subir y bajar sin problemas; el manillar, acolchado con el fin de evitar las heridas ante posibles caídas; los frenos, blandos para que el peque pueda parar; el sillín, ajustable; la cadena, cubierta para evitar manchas de grasa y rasguños; y las marchas, sencillas, sin necesidad de tener un sistema automático de cambios.

¿Qué talla de bici necesita mi hijo?
La bicicleta ha de ajustarse al tamaño del niño, por lo que la altura de éste juega un papel determinante. En este sentido, es importante que sepas que el pequeño debe tocar el suelo con sus pies cuando esté sobre el sillín, especialmente en el momento de aprender a montar. Como consecuencia, es aconsejable que, si vas a comprarle una bici, el peque acuda para medir cuál es la más adecuada a su estatura. Los neumáticos, la comodidad del sillín y las marchas son otras características que habrás de tener en cuenta.

¿Qué equipamiento necesita para practicar este deporte?
No existe una máxima universal que diga que un niño tiene que llevar una serie de cosas para montar en bicicleta. Sin embargo, como mínimo, es recomendable que adquieras un buen casco y unos guantes para proteger sus manos del manillar y de los posibles tropezones.

Si crees que tu hijo va a pasar mucho tiempo en la bici, comprar unas gafas y un culotte es una sabia decisión.

FAQ: etapa inicial de ciclismo para niños FAQ: ciclismo para niños. "Papás, de mayor quiero ser ciclista"Con el material listo y a vuestra disposición, ¡estáis preparados para comenzar a rodar! Generalmente, empezar con un entrenamiento fuerte no es bueno para el pequeño, sobre todo porque, durante los primeros años, este deporte está pensado para la diversión. ¡Ya tendréis tiempo de poneros serios y competir!

Las primeras pedaladas: ¿cómo enseñar a mi hijo a manejar la bici?
El primer paso es conseguir que tu pequeño tenga autonomía y confianza sobre las dos ruedas, por lo que tendrá que saber cómo dirigir la bicicleta para dominarla. Para ello, una vez consiga estabilidad, has de deshacerte de los clásicos ruedines con el objetivo de que el niño comience a controlar el equilibrio, pero también a frenar, arrancar, parar y girar. 

Si ves que le cuesta, puedes plantearle juegos para que alcance su objetivo, así como practicar sobre diferentes terrenos para que se acostumbre a ellos. Eso sí, con un nivel de dificultad bajo, que puede ir ascendiendo a medida que el peque se hace con el control.

¿Qué ejercicios pueden ayudar a mejorar su técnica?
Ya lo adelantábamos antes. El ciclismo para niños, durante los primeros años, ha de tener una única meta: la diversión. Por esta razón, plantear juegos para ir profesionalizando, poco a poco, la técnica del pequeño sobre las dos ruedas es una muy buena opción. Hablamos, por ejemplo, de hacer circuitos, imitar lo que tú haces en la bicicleta, animarle a que haga cosas para repetirlas tú o hacer carreras con él para motivarlo, entre otros.

¿Cuáles son los beneficios del ciclismo para los niños?
Los beneficios son múltiples. Por un lado, al principio del post nos referíamos a beneficios educativos relacionados con la madurez, el desarrollo intelectual y el aprendizaje. No obstante, este deporte también tiene efectos positivos para el cuerpo y la salud: aumenta la resistencia, mejora la agilidad y rapidez, estimula la coordinación y el equilibrio, incrementa la autoestima, combate la obesidad, potencia el calcio de los huesos, reduce la ansiedad y eleva el estado de ánimo.

FAQ: etapa del entrenamiento de ciclismo para niños FAQ: ciclismo para niños. "Papás, de mayor quiero ser ciclista"Ha llegado el momento. Tu hijo ya sabe montar en bicicleta y domina las técnicas más básicas, pero su deseo es ir una pedalada más allá. ¡Quiere entrenar! En este punto, es importante que tengas en cuenta las siguientes consideraciones. 

¿Cómo entrenar a un niño?
En primer lugar, es fundamental que entiendas que el entrenamiento ciclista para un niño nada tiene que ver con el de un adulto. Olvídate de largas y duras salidas y céntrate en que se divierta y disfrute de la experiencia. Por consiguiente, hay que apostar por actividades que potencien las relaciones sociales, sean lúdicas y contribuyan a crear hábitos y estilos de vida saludables.

¿Cuándo hay que “endurecer” ese entrenamiento?
La preparación comienza a ser más seria cuando los pequeños llegan a la edad de cadetes, momento en que se mejorarán aspectos como la técnica y tácticas ciclistas, el equilibrio y, en definitiva, el dominio de la bicicleta, además del perfeccionamiento de algunas capacidades físicas, como son la velocidad, la resistencia, la fuerza y la flexibilidad.

Después de superar esta etapa, pasan a juniors (15-18 años) y el entrenamiento cambia. Las miras están puestas en competir y, en consecuencia, aumenta el tiempo y la frecuencia de las carreras. La dureza que, para algunos, supone este momento se traduce, en ocasiones, en el abandono del deporte. 

Para saber más sobre esto, puedes consultar en entrenamientociclista.com

¿Qué posición deben tomar los padres?
Es recomendable que el entrenamiento quede en manos de profesionales, por lo que los padres os habréis de mantener al margen, porque el entrenador sabrá cómo dirigir a tu hijo. Vuestro papel se ciñe a apoyar y animar al niño, pero nunca interceder en su preparación.

Con todos estos consejos, estás más que preparado para motivar a tu pequeño en su sueño. Calpe y AR Diamante Beach son un buen lugar para poner en práctica las tácticas aprendidas. ¡Entérate de nuestra oferta para ciclistas y a pedalear!