España siempre ha sido un destino idílico para pasar las vacaciones, pero ahora el sector turístico español se ha convertido en el objeto de deseo de otro ámbito: los negocios.

El turismo de sol y playa siempre ha sido uno de los principales sectores de actividad en España. Genera puestos de trabajo, atrae a un gran flujo de personas y representa más del 15% del PIB español según los últimos datos de Exceltur. Sin embargo, el sector turístico ha puesto el foco en otro ámbito más provechoso si cabe: el turismo de negocios o MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions). 

El turismo de negocios, vinculado a actividades profesionales o laborales, ha experimentado un notable incremento en nuestro país en los últimos años. Los últimos datos derivados del informe de ICCA  (International Congress and Convention Association) desvelan que España ocupa el tercer lugar en el ranking de los países con más eventos MICE, una posición envidiable que muchos se disputan.

España como mercado MICE

Tras Estados Unidos y Alemania, España es el tercer país que más eventos profesionales acoge, un total de 578, y eso no es una casualidad. Existen diversos factores que decantan la balanza a nuestro favor:

  • Calidad de las instalaciones: Nuestro país cuenta con instalaciones de primer nivel para acoger todo tipo de eventos relacionados con los negocios (palacios de congresos, centros de convenciones, recintos feriales...). Esta es la principal premisa que los agentes MICE buscan a la hora de planificar un acto de estas características, pues sin un buen emplazamiento el acto será un fracaso.
  • Accesibilidad: Es importante que el lugar en el que se celebre el evento tenga una buena red de transporte, ya que el turismo de negocios atrae a personas de todos los continentes. España cuenta con conexión aérea, terrestre y marítima, lo que supone un punto a nuestro favor, pues hace que los viajes sean más rápidos y ágiles. 
  • Climatología: No es lo mismo celebrar un evento MICE en una ciudad lluviosa y fría que en una soleada, y los agentes MICE lo saben. El clima es importante porque permite a los profesionales hacer otras actividades más allá de asistir al congreso o convención. Las buenas temperaturas de España provocan que los visitantes salgan más y dediquen tiempo a las compras, la restauración o el ocio.

Pros y contras del turismo de negocios

Hasta ahora el turismo vacacional ha funcionado muy bien en nuestro país, pero hay que abrir el sector a nuevos ámbitos que revitalicen y refuercen el negocio. El turismo MICE atrae a los distintos jugadores del sector turístico, pues tiene muchas ventajas con respecto a otras modalidades:

  • Desestacionalización: Mientras que el turismo de sol y playa es exclusivo del verano (de junio a septiembre), el turismo de negocios no tiene una estacionalidad definida, por lo que se puede desarrollar en cualquier época del año. Incluso en los meses de invierno comunidades como las Islas Canarias, Baleares o la Comunidad Valenciana pueden acoger este tipo de eventos, ya que su climatología es la idónea.
  • Incremento del gasto: El turista de negocios es de clase media-alta, lo que incrementa el gasto económico con respecto a otras tipologías de turismo. Según datos de EGATUR, el gasto medio de un turista de negocios en 2014 fue de 170,80 euros por día, casi 50 euros más que el turista vacacional. Este dato repercute en la economía nacional y eleva los beneficios de negocios como restaurantes, tiendas, hoteles, etc.
  • Duración de la estancia: Un estudio de la revista Harvard Business Review desprende que 3 de cada 5 directivos prefiere hacer negocios cara a cara. Esta mentalidad influye en las pernoctaciones porque, además de que la duración de los eventos MICE ya es de por sí prolongada, los ejecutivos tienden a alargar la estancia si ven oportunidades de negocio en el lugar.
  • Desplazamiento de familiares: Muchos de los asistentes a este tipo de eventos suelen ir acompañados por sus familias. Esto mueve a toda la industria satélite del sector MICE, ya que estas personas buscan entretenimiento. Hoteles, comercios y empresas de ocio, entre otros, se verán beneficiados por la llegada de estos visitantes.

Los beneficios del turismo de negocios son notables, aunque también existen algunos inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de organizar un evento. El principal es que uno de los factores que rige el sector MICE es la sorpresa. Los agentes MICE buscan sorprender cada vez que preparan un acto y organizar el evento siempre en el mismo lugar puede llegar a cansar. Por eso, hace falta una fuerte capacidad para reinventarse por parte de los recintos que acogen este tipo de eventos. Además, deben tener un valor añadido que les diferencie de otros.

En el caso de AR Hotel & Resorts este valor añadido lo encontramos en la excelencia empresarial que le ha valido 10 nominaciones a los World Travel Awards 2015, entre ellas la de Mejor Hotel MICE. También poseen el premio al Mejor Hotel de Eventos y Convenciones otorgado por la prestigiosa guía Conde Nast Johansens.  Un excelente equipo de trabajo, unas instalaciones adecuadas para todo tipo de eventos, la calidad gastronómica y el emplazamiento privilegiado le aportan a AR Hotel & Resorts ese punto distintivo que los MICE buscan.