De Calpe a Turquía y de Mallorca a Túnez, escondites mediterráneos pensados para el amor.

 El azul del sus cielos, la temperatura deliciosa de su aguas y la magia de su esencia hacen del Mediterráneo un destino único para una escapada romántica. Sus cálidas aguas bañan más de veinticinco países en tres continentes (Europa meridional, Asia occidental y África septentrional) y comunican con el océano Atlántico a través del estrecho de Gibraltar, con el mar Negro por los estrechos del Bósforo y de los Dardanelos y con el mar Rojo por el canal de Suez. 

Se subdivide en distintos mares, el mar Menor, el Tirreno, el Adriático, el mar de Cília o el mar Levantino… para al final seguir siendo el mismo: el Mediterráneo. 
Pero además de lo geográfico, su nombre es un adjetivo que evoca algo que va mucho más allá: una dieta sana, sabrosa y equilibrada, un estilo de vida relajado y alegre, una gente acogedora y abierta y una cultura cargada de historia. Todo eso es lo que nos podemos encontrar en muchos de sus pueblos mediterráneos, perfectos para una escapada en pareja.

1- Calvi (Córcega).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del MediterráneoFuente: golanguages.es

Sus habitantes dicen de esta ciudad del norte de la isla francesa que fue el lugar donde nació Cristóbal Colón durante el dominio genovés. Verdad o no lo que sí es cierto es que fue también el momento en el que se construyó su bonita ciudadela medieval. Se puede conocer con unas audioguías que se alquilan en la oficina de turismo (y llegar hasta la supuesta casa de Colón o el lugar donde el almirante Nelson perdió su ojo) mientras te hace selfies para la posteridad con las panorámicas de la bahía como telón de fondo.

Es el lugar más turístico, aunque la vida en la ciudad, los restaurantes, los hoteles y las tiendas, se concentran en la calle Republique, en la parte baja, junto al puerto deportivo, que está lleno de yates y coquetas terrazas para salir a cenar. Además la ciudad tiene una fantástica y kilométrica playa urbana con palmeras y chiringuitos; y paralela a ella, viaja un tren que hace un precioso recorrido costero hasta Île Rousse, otro de los lugares más bellos de esta isla mediterránea al 100%.

2- Split (Croacia).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del Mediterráneo

Fuente: campamentomestizo.wikia.com

Muchos son los atractivos de Split, la segunda ciudad más grande de Croacia, en la región de Dalmacia. El primero, y más conocido es el palacio de Diocleciano, la obra civil de la antigüedad tardía mejor conservada, que es una especie de ciudad con la estructura típica romana, inscrita en un rectángulo de 215 x 180 m, y dividida por dos grandes vías y delimitada por cuatro grandes puertas.

A él se accede por una teatral sala abovedada de ladrillo que conduce al vestíbulo y después al espectacular peristilo, la plaza donde los ciudadanos veneraban al emperador y donde está la catedral de la ciudad. Además de visitar los restos de la vivienda del emperador, podréis perderos por las calles del recinto amurallado, donde conviven palacios góticos con recoletas placitas con terrazas y patios con cafés.

Fuera de la muralla, la Riva, el paseo marítimo, está lleno de terrazas, perfectas para ver atardecer cóctel en mano. Además, Split es el puerto de partida de los ferrys que van hacia las idílicas y excelentemente conservadas islas de Vis, Hvar y Brac. Sin duda una continuación más que apetecible.

3- Deià (Mallorca).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del Mediterráneo

Fuente: correveydilespana.blogspot.com

Dejando a un lado los rumores de que Brad Pitt ha comprado una casa en Mallorca (y no precisamente para venir con Angelina Jolie, sino para vivir su aventura con Marione Cotillard), lo que sí es un hecho es que muchas parejas han elegido la isla para pasear su amor. Algunos de ellos fueron Chopin y Gorge Sand, que vivieron en el cercano pueblo de Valldemosa, otros Catherine Zeta Jones y Michael Douglas y el siguiente puedes ser tú.

Y es que Mallorca, y en especial Deià lo tienen todo para enamorarte y enamorarse: vistas, mar, montaña y casitas de piedra perfumadas por la esencia de los limoneros… un conjunto de atractivos que le han dado a la sierra Tramuntana, el título de Patrimonio de la Humanidad. Podréis alojaros en hoteles con mucho encanto y planear excursiones a otros pueblos de la sierra como Sóller, con una plaza modernista y un trenecito del siglo XIX que viaja desde Palma; o los pétreos Pollença y Fornalutx.

4- Niza (Francia).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del Mediterráneo

Fuente: tierrasinai.com

Entre Cannes y Montecarlo, entre la Costa Azul y los Alpes Marítimos, entre la geografía francesa y la personalidad italiana, Niza otro de los destinos mediterráneos que invitan al paseo y piden a gritos besos en cada esquina. Comenzando por el que os llevará, andando o en bicicleta, al famoso Promenade des Anglais, el paseo marítimo frente a la bahía de los Ángeles, que guarda todo el espíritu de la Belle Epoque de la Costa Azul  con su Casino Art déco y el famoso Hotel Le Negresco rodeados de señoriales villas. Luego podréis seguir por la preciosa callejeando por la ciudad vieja, entre imponentes iglesias barrocas, placitas con aire italiano y mercados de flores, verduras y antigüedades.

Antes de iros tendréis que dejar tiempo para probar la socca,con harina de garbanzos, aceite de oliva y agua, y condimentada con sal y pimienta, una especie de crepe hecho al horno y visitar el museo Matisse. Si queda tiempo podéis hacer una excursión a Éze, pequeña villa colgado donde Nietzsche escribió “Así habló Zarathustra”.

5- Calpe (Costa Blanca).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del Mediterráneo

Fuente: alicanteapie.blogspot.com

El peñón de Ifach es el emblema no solo de la localidad, sino de toda la Costa Blanca (Alicante). Se trata de un monolito calizo que surge del propio mar y aloja un parque natural cubierto de flora y fauna autóctona en el que se pueden hacer interesantes caminatas y excursiones que terminan siempre en baño (o en snorkel). Pero, además, Calpe es conocido por sus tranquilas calas (más de una docena entre playas y calas), por su encanto marinero, salpimentado por los restos de un castillo medieval y las casas tradicionales, y por su deliciosa gastronomía. Nada como terminar el día con un marisco fresco o pescado de la bahía  a la luz de las velas.  

6- Sidi Bou Said (Túnez).

Escapadas en pareja a las pueblos más pintorescos del Mediterráneo

Fuente: commons.wikimedia.org

Callejones ciegos, puertas de arcos califales, gatos, buganvillas... y sombras acogedoras que invitan a tomar un té de menta o a sorber una de sus pipas de agua tumbados en una terraza con vistas al mar. Así lo hicieron el pintor Paul Klee, Alberto de Mónaco y también el Baron d’Erlanger, un aristócrata francés que fue el principal promotor de este precioso pueblo bicromático (blanco y turquesa) que conserva todo el tipismo de su arquitectura morisca.

Precisamente una de las más bellas casas fue la suya, hoy convertida en Centro de música árabe y mediterránea, abierta al público, y donde se pueden ver muchos de sus objetos personales en su salones de estilo neolandalusí; sus lienzos costumbristas, y su colección de instrumentos musicales, además de unas bellas vistas, ­–al puerto deportivo y el perfil de Cartago–. No querréis iros nunca de allí.