El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente en más de 100 países. Esta cita es una oportunidad perfecta para enseñar a los niños a respetar el entorno que les rodea. Descubre los mejores consejos.

Ya lo dijo Martin Luther King Jr.: “Si supiera que el mundo se ha de acabar mañana, aun así plantaría un árbol”. Y es que esa es la filosofía que, hoy día, debe prevalecer para evitar que el planeta llegue a su límite. No es de extrañar ver y escuchar noticias relacionadas con la contaminación, el cambio climático, el efecto invernadero, el agujero de la capa de ozono… En definitiva, la degradación del medio. La Tierra pide ayuda.

Día Mundial del Medio Ambiente: educar a los niños para respetarlo

Por ese motivo, el 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. El primero de ellos fue, por tanto, en 1973 y se escogió tal día porque coincide con la primera cumbre internacional sobre el medio ambiente, que se celebró en Estocolmo el 5 de junio de 1972.

La intención de la ONU con la designación de este día mundial era, y todavía sigue siendo, sensibilizar a la población en cuestiones medioambientales, así como promover medidas y acciones políticas para la conservación del planeta. Una meta ambiciosa si se tiene en cuenta que esta jornada se conmemora en más de 100 países. Sin embargo, el organismo internacional persigue, desde hace más de 40 años, unos objetivos muy claros:

  • Humanizar los temas ambientales.
  • Potenciar el desarrollo sostenible y equitativo y educar a las personas para ello.
  • Fomentar la cooperación entre las diferentes naciones.
  • Promover el cambio de actitud que el planeta necesita.

El Día Mundial del Medio Ambiente 2017 busca conectar a la gente con el entorno. “Estoy con la naturaleza”, por tanto, es el lema de la cumbre de este año, con sede en Canadá. Salir a disfrutar al aire libre, apreciar la belleza de espacios naturales infinitos, perderse por paisajes únicos. La finalidad es, en suma, aprovechar el hogar común, la Tierra. Una buena manera de llamar a la protección de la que es la casa de todos.

Día Mundial del Medio Ambiente: educar a los niños para respetarlo

Consejos para educar a los niños en el respeto por el medio ambiente

Cuidar y respetar el medio ambiente depende de todas y cada una de las personas que habitan el planeta. Por supuesto, también de ti. ¿Cómo puedo hacerlo?, te preguntarás. Basta con pequeñas acciones que, entre todos, son suficientes para frenar muchos de los problemas que sufre el entorno. Acciones, además, que deben transmitirse de generación en generación para mantener la Tierra en el futuro. Por ello, aquí tienes los consejos básicos para educar a los niños en el respeto por la naturaleza:

1- Cumple con las reglas fundamentales. Es decir, algunas normas sencillas, que son “oro”, para contribuir a la conservación del medio. Éstas hacen referencia a, por ejemplo, reciclar en casa con cubos de distintos colores, lavarse los dientes con el grifo cerrado cuando el agua no sea necesaria, apagar las luces siempre que no se utilicen, aprovechar el papel al máximo posible y respetar el bien común al tener contacto con la naturaleza.

Día Mundial del Medio Ambiente: educar a los niños para respetarlo

2- Establece unos hábitos positivos de conservación. En realidad, este consejo poco diverge del anterior, ya que por dichos hábitos positivos se entiende utilizar el agua con moderación, reciclar y reutilizar, no tirar la basura al suelo, evitar ensuciar espacios naturales, utilizar el transporte público o ecológico (bicicleta y caminar) y reducir el uso del privado, no tirar la comida, consumir productos locales y ahorrar electricidad. Estos hábitos deben adquirirse en los primeros años de vida.

3- Fomenta las buenas prácticas fuera de casa. Lo importante es explicar a los niños que las costumbres anteriores deben traspasar los muros del hogar. Por ejemplo, no sólo no deben tirar basura al suelo de casa, tampoco han de hacerlo en la calle o en bosques, ríos, mares, playas o montañas. Asimismo, también hay que hacerles entender que algunas especies animales y vegetales están en peligro de extinción y, por consiguiente, deben respetarlas para asegurar su supervivencia.

4- Predica con el ejemplo. Los consejos anteriores están muy bien, pero de poco servirán si tú no los pones en práctica. Ya sabes que los niños aprenden por imitación, especialmente de sus padres y, para ellos, sus referentes. Entonces, la educación ambiental empieza por ti. Ha de ser diaria, repetir las conductas tantas veces como sean necesarias y seguir con constancia los hábitos positivos. Si tú los haces, ellos también.

Día Mundial del Medio Ambiente: educar a los niños para respetarlo

5- Aprovecha la actualidad. Los pequeños ven la televisión y todos los días están expuestos a noticias relacionadas con la contaminación y los problemas medioambientales. Esos instantes son oportunidades extraordinarias para explicarles la importancia de las pequeñas acciones que, habitualmente, hacéis en casa y fuera de ella. 

6- Relaciona a tus hijos con la naturaleza. Si vivís en un entorno urbano, no caigas en el error de que los peques no conozcan medios naturales. Planea excursiones a paisajes únicos, organiza juegos al aire libre en los bosques, pasa un día en la montaña… Sólo de esta manera serán capaces de entender la importancia que tiene cuidar el ambiente y las consecuencias de unas malas prácticas. ¿No puedes ir a la naturaleza? ¡Decídete por parques, jardines botánicos o zonas verdes!

¿Sabes dónde puedes disfrutar de la naturaleza en estado puro? ¡En Calpe! Allí hay extensas playas y calas, accidentes montañosos únicos y paisajes de interior maravillosos. Además, los peques lo pasarán en grande descubriendo cada rincón de los espacios naturales del municipio alicantino. Si quieres conocer más, ¡no lo dudes!, solicita más información.