Parece que con saberlo no basta, y es que el desayuno es la comida más importante del día. Crecemos rodeados de hábitos para todo: dormir, hablar, vestirnos… Pero a la hora de poner en práctica el hábito de las 5 comidas diarias, la gente se olvida del más importante: el desayuno.

El cuerpo necesita 5 ingestas diarias por las cuales se alimenta de todos los elementos que necesitamos para funcionar a lo largo del día. El desayuno tiene el papel más importante ya que aporta al cuerpo el primer alimento del día y la fuente principal de energía que a lo largo del día va a consumir. Para ser más exactos, debe consumir entre un 20 y un 25% de calorías que después se quemarán. 

A ser la primera ingesta del día debemos sumarle el hecho de que hemos estado entre 6 y 8 horas sin alimentar al cuerpo de ningún nutriente por lo que es la pila recargable que necesitamos. Muchos dejan de un lado el desayuno porque prefieren alargar 10 minutos más el despertador o simplemente porque al despertar no tienen hambre, pero debemos obligar al estómago a consumir alimentos líquidos y sólidos para comenzar el día. 

No te estamos pidiendo que te comas un plato de bacon frito con huevo y dos salchichas al más puro estilo americano. Tampoco que te bebas un café, un zumo, dos tostadas y 3 piezas de fruta… Según nutricionistas como Sara CowlanJessica Kandel, y Karen Ansel debes apostar por un desayuno rico en fibra, vitaminas y proteína. 

Toma nota de estos desayunos saludables que te aportarán lo que necesitas para afrontar el día y sobre todo que no te dejarán sensación de pesadez desde primera hora. 

DESAYUNOS SALUDABLES Y COMPLETOS 

Antes que nada, debes tener claros ciertos alimentos que deben estar presentes en un buen desayuno. Los cereales e incluso las bebidas vegetales (arroz, avena, espelta…), derivados lácteos desnatados, fruta de temporada natural (kiwi, fresa, manzana…), semillas (sésamo, calabaza...) y los frutos secos sin freír son los alimentos primordiales para un buen comienzo. 

  • Tostadas de huevos y aguacate 

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día El aguacate es un fruto muy rico en grasas saludables esenciales para que nuestro organismo absorba antioxidantes. Junto a los huevos, ricos en proteínas, son el complemento perfecto para empezar el día con una tostada de pan integral. 

  • Tostadas de miel 

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día Complementar la tostada de pan integral con una o dos cucharaditas de miel permite que esta actúe en el organismo como antiséptico, cicatrizante y fortalecedor del sistema inmunológico. 

Ambas opciones se pueden acompañar con un buen café y un par de cucharadas de stevia, o con un batido de frutas naturales, rico y sin aditivos, para conseguir una buena fuente de vitaminas. 

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día

  • Tazón de leche/yogurt con frutas del bosque

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día Utilizar sustitutivos lácteos como la leche de avena o de coco puede ser beneficioso para el intestino ya que la lactosa es difícil de digerir por algunos organismos; además de los nutrientes que aporta ya que procede de semillas y frutos naturales. Cuenta con una medida aproximada a un vaso de leche (un poco más) y añádele semillas de linaza y avena y juega con los frutos rojos que más te gusten. El resultado final es una fuente de proteínas y fibra que mejorará tu actividad diaria. 

  • Ensalada de frutas 

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día Aquí entra en juego la imaginación. Por supuesto no significa que porque sea una ensalada de frutas tengas que ponerte una pieza de cada tipo. Te aconsejamos que utilices el kiwi (uno pequeño), unas pocas uvas, un poco de sandía y un par de fresas. Y si lo tuyo es arriesgar, prueba a echarle un par de cucharadas de limón exprimido natural y verás el efecto con el paso de los días gracias a los antioxidantes y las vitaminas que te aportarán. 

Desayunos saludables: el aporte de energía que necesitas en tu día a día A todo ello puedes sumarle un buen café o una taza de té blanco. Además el hábito de beber medio litro de agua templada antes de desayunar te ayudará a tener una circulación digestiva mucho más fluida y permitirá que tu cuerpo reciba los alimentos con más ganas, por si eres uno de esos que alarga el despertador hasta el último minuto.