Suben la energía y la autoestima; y bajan el estrés y los bloqueos. Las terapias con técnicas ancestrales cargan y descargan las baterías en función de nuestras necesidades físicas en alrededor de 30 minutos.

Vienen del país de oriente o de civilizaciones ancestrales del Pacífico y buscan por encima de todo, el equilibrio de cuerpo y mente. Las terapias orientales y polinésicas además de placenteras están consideradas terapéuticas, y preventivas. Sus principales beneficios son la mejora del sistema nervioso, respiratorio, digestivo e inmunológico y la ayuda a los procesos digestivos. Combaten el insomnio, favorecen la flexibilidad de los músculos, disminuyen los niveles del estrés y potencian la energía.

También suponen una buena dosis de autoestima y un contribuyen a liberar bloqueos físicos y energéticos y producen una profuuuuuuuunda relajación. ¿Cuáles son? ¿Para quién están indicadas? ¿Qué beneficios tienen? Hablamos con Eva Álvarez, SPA Manager de AR Hotels & Resort para que nos lo cuente todo sobre ellos. 

¿Qué terapias ancestrales ofrece el hotel?

Masaje Tailandés. Con más de 3000 años de antigüedad, este masaje está basado en la búsqueda del desbloqueo de los canales energéticos. Debe ser realizado por un terapeuta especializado que utilizará sus propios pies, manos y codos para hacer estiramientos y digitopresión. Aporta flexibilidad y descarga tu musculatura.

Reflexología Podal Tailandesa. Es una terapia ancestral que mediante la estimulación de puntos reflejos localizados en la zona plantar trabaja la totalidad del organismo. Su principal efecto es que activa la circulación y mejora el descanso. 

Abhyanga. Basado en la medicina ayurvédica trabaja sobre meridianos con aceite caliente. Libera bloqueos tanto físicos como emocionales. Su nombre en sánscrito significa "masaje o aplicación de aceite". En función del objetivo final, la relajación o la vigorización del receptor, se utilizan diferentes aceites y entre sus beneficios físicos está la eliminación de toxinas, la estimulación del sistema linfático y la purificación del organismo; y entre los mentales, la reducción de dolores y atenuación de tensiones y bloqueos.  

Lomi-lomi Hawaiano. Se trata de un masaje inspirado en las antiguas tradiciones de los chamanes de Hawai, que usaban en momentos vitales importantes: el nacimiento, el matrimonio, el paso de niño a adulto, e incluso en la muerte (llegando a dar masajes a los cadáveres para honrar el cuerpo del difunto). Los primeros misioneros que llegaron a la isla a principios del siglo XIX se quedaron sorprendidos de la eficacia de cómo los curanderos eran capaces de curar ciertas dolencias e incluso de reparar huesos rotos. Su principal misión es liberar el flujo de energía y la tensión muscular restaurando el equilibrio interior con el uso de la gemoterapia caliente en zonas energéticas y reflexógenas y aceite de coco.


Pindasweda. Este extraño nombre bautiza a un ritual basado en la sabiduría y la tradición asiática por el culto al cuerpo. Mediante la aplicación de saquitos de plantas aromáticas y semillas bañadas en aceite se aumenta el flujo de energía que se aplican, a todo el cuerpo o a una parte en particular, para tratar diferentes dolencias (ciática, espondilosis, dolor de espalda crónico, torceduras, hernia discal...). 

Mukabhyanga. Masaje holístico facial que aporta a nuestra piel una nutrición en profundidad, alivia el cansancio visual y reduce las líneas de expresión. Se hace aplicando unos saquitos de hierbas aromáticas con calor sobre las zonas, para drenar, tonificar y oxigenar. 

Champi massage. Se llama así al masaje cráneo cervical hindú ayurvéda practicado desde hace más de quinientos años. Se hace con aceites esenciales en cabeza, hombros y brazos. Libera el estrés mental y emocional, además de mejorar la circulación y prevenir los dolores de cabeza. Como curiosidad, también favorece el crecimiento del cabello.

Terapia Geotermal. Busca el equilibrio de la energía personal con las de la naturaleza armonizando a la persona por medio de los sentidos. Esto se produce con un masaje practicado con piedras calientes y frías y presión, en el que están presentes también la aromaterapia, cromoterapia y musicoterapia. Mientras las piedras calientes mejoran la circulación sanguínea y el metabolismo celular, relajan los músculos y calman los dolores crónicos; las frías propician la vasoconstricción y liberan histamina y sustancias que actúan sobre el dolor y los procesos inflamatorios agudos.

¿Para quién están indicados estos tratamientos?
Aunque cada una de estas terapias tiene sus propios beneficios, todas ellas están aconsejadas para personas que sufren de estrés, ya que contribuyen a una relajación profunda. También son perfectas para potenciar la energía y especialmente indicadas para personas que sufren algún tipo de un desequilibrio físico, psíquico o mental.

¿Cuáles son sus efectos?
Ayudan a combatir la fatiga y la depresión.
Alivian tanto la tensión emocional como la muscular.
Regulan el sistema nervioso, equilibrando cuerpo y mente.
Eliminan toxinas.
Limpian, purifican y tonifican la piel minimizando los efectos del envejecimiento.

Recomendaciones
Antes de recibir un masaje debemos evitar comidas copiosas y la ingesta de alcohol. Después se recomienda caminar o realizar tareas que no requieran de un sobreesfuerzo, además de beber agua en pequeños sorbos durante el resto del día. 

Si hace tiempo que no te regalas un tratamiento o un masaje, pasa a ver todo lo que tenemos para ti en AR hoteles.