El verano es la estación favorita para la celebración de bodas, pero existen algunos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de organizar un enlace en la estación más calurosa del año.

Es verano y ya casi ha acabado junio para dar la bienvenida al mes que, según las estadísticas, es el preferido para casarse. Y es que las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que julio, seguido de septiembre, es la época en la que más matrimonios se celebran. Junio, octubre y mayo completan el “top 5”. 
 
Las bodas en verano son un clásico en España. El buen tiempo y la posibilidad de festejarlas en cualquier lugar son los motivos de que éste sea el periodo nupcial por excelencia. Un evento mágico en un escenario increíble, lleno de luz, energía, vitalidad y romanticismo. Las credenciales que lo ponen muy fácil para que la organización de una boda en verano sea todo un éxito.

bodas en verano
 
Sin embargo, a veces, el mejor aliado se puede convertir en el peor enemigo. Hablamos del calor. Éste puede llegar a ser agobiante en los días más intensos del estío, pero un buen wedding planner tiene la clave para hacer que las altas temperaturas queden en una simple anécdota. El equipo de expertos en la organización de eventos de AR Hotels & Resorts  te da los mejores consejos para diseñar un enlace en verano
 
Bodas en verano: el momento y el lugar perfectos
 
El tiempo es el que marca el momento. Las horas más calurosas del día en estos meses se concentran entre las 12:00 y las 17:00, por lo que es recomendable que la celebración se retrase hasta la tarde. Además, se puede aprovechar una de las estampas más bonitas del verano: el atardecer. No hay nada más bonito que dar el “Sí, quiero” o degustar un delicioso cóctel aprovechando los últimos rayos del sol. 
 
El dónde tiene más posibilidades. El buen tiempo hace que la boda se pueda celebrar en cualquier lugar. No obstante, existen algunas ubicaciones que son capaces de ofrecer la experiencia del verano en estado puro. Una condición que debes valorar si lo que deseas es hacer de ése un día inolvidable para los novios:
 

  • La playa. Un clásico que nunca falla. El sonido de las olas de fondo, la brisa marina acompañando y la arena cubriendo el altar. El ambiente ya emana, por sí solo, un romanticismo único. Hará falta poco más.
     
  • Las masías, pero con carpa. Es evidente que lo bueno que tienen estos recintos es la oportunidad que ofrecen para celebrar el enlace al aire libre. Sin embargo, el calor también se convierte en protagonista. Por ello, la instalación de carpas decoradas y con aire acondicionado en su interior es la mejor solución para no perder la magia del entorno.
     

bodas verano

  • Los hoteles. Muchos de ellos cuentan con salones para bodas que se pueden poner a punto según el gusto de los novios. Un claro ejemplo es AR Diamante Beach, que se ubica en Calpe, dispone de diferentes salas, tiene espacio al aire libre para celebrar la ceremonia y una estancia perfecta para la celebración del cóctel. Ésta posee una gran cristalera con magníficas vistas a toda la bahía del municipio, custodiada por el Peñón d’Ifach.

 
Bodas en verano: la alimentación
 
Si el principal objetivo de un enlace en esta época es combatir el calor, también habrá que cuidar el menú en este sentido. Por ello, es importante aconsejar comidas refrescantes y platos ligeros, porque nadie querrá degustar una sopa ardiendo en pleno verano. El éxito, además, reside en apostar por productos de temporada. 
 
En esta línea, no es imprescindible la formalidad en el catering que requiere, por ejemplo, un enlace en otoño o en primavera. Lo mejor es decantarse por gazpachos y salmorejos, sopas frías, helados, cócteles frescos, buffets de frutas, ensaladas, mezcla de frutas con alimentos salados… La tarta, por supuesto, también debe cumplir esa característica de ser lo más fría posible.

bodas en verano
 
Bodas en verano: la decoración y el ambiente
 
Los colores, las flores de temporada y los paisajes veraniegos son los encargados de dar vida a la decoración del enlace. Escoger un tipo u otro dependerá, sin duda, de los gustos de los novios. El primer paso es contactar con ellos para conocer sus preferencias. A partir de éstas últimas, ya puedes empezar a organizar.
 
Las tendencias en decoración apuntan al uso de velas y pequeñas luces para crear un ambiente acogedor una vez entrada la noche, pero hay mucho más. Las flores en colores vivos, como el lavanda, el amarillo o el  mandarina, están muy de moda si lo que se busca es un estilo más rústicos o vintage. Estos 2 elementos (velas y flores) se pueden emplear para ornamentar las mesas, las sillas, el altar o hasta el más pequeño rincón.

bodas en verano
 
Bodas en verano: los pequeños detalles, como siempre, marcan la diferencia
 
Hablamos, en este caso, de pequeños detalles para combatir el calor. Los wedding planners aconsejan, hoy en día, poner a disposición de los invitados toallitas refrescantes, una mesa con limonada, agua y granizados antes de entrar a la ceremonia o junto a la candy bar o un abanico personalizado para darse aire en la velada. 
 
Los pasos de este pequeño manual o guía son los que necesitas para organizar una boda de verano con éxito. Nuestro equipo humano de expertos se ha puesto manos a la obra para darte los mejores consejos, pero no dudes en pedir más información si todavía tienes alguna duda. ¡Regala una experiencia única a los novios!