El corazón de la Costa Blanca esconde maravillosos rincones que merece la pena descubrir. ¡Cógete de la mano de tu pareja y déjate sorprender por la historia, la naturaleza y la arqueología de Calpe!

Cuenta la leyenda que, allá por el siglo XIII a.C., el clásico héroe Hércules y sus argonautas bautizaron con el nombre de Calpe a una pequeña ciudad ubicada a orillas del Mediterráneo, custodiada por una gran roca calcárea de más de 300 metros de altitud. Este peñón nada tenía que envidiar a la conocida piedra de Gibraltar, entonces también llamada Calpe. La gran semejanza entre ambos fue, por tanto, la responsable de que los dos acabaran siendo ‘Calpe’.

Otras historias, sin embargo, señalan el origen de este municipio en las épocas fenicias. Los hombres de aquellos tiempos decidieron abandonar Calpe del Sur (Gibraltar) hasta toparse con la gran roca que poblaba las aguas mediterráneas, y se instalaron en ella. Esa que, a partir de aquel momento, recibiría el apellido ‘de Ifach’, que significa ‘del Norte’ en lenguaje líbico. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?

Dejando a un lado las leyendas, los restos arqueológicos hallados en los rincones de este pequeño pueblecito alicantino demuestran que Calpe fue destino favorito y lugar de residencia para íberos, fenicios, romanos, árabes, cartagineses y cristianos. Poblado, por ello, desde tiempos remotos. Decenas de siglos. Miles de años. El motivo, su privilegiada posición en aguas del ‘Mare Nostrum’ y su fabuloso y agradable clima. Despertaba, entonces, envidias que convirtieron al municipio en blanco de ataques y saqueos de piratas y corsarios. Y así fue hasta el siglo XVIII.

Los asentamientos de tan distintas civilizaciones a lo largo de la historia han dejado huella en Calpe. Las poblaciones que habitaron, año tras año, el corazón de la Costa Blanca marcaron con su legado. Pequeños rincones, tradiciones culturales, restos arqueológicos e historias milenarias son esa magnífica herencia que hace de éste un lugar lleno de enclaves con encanto y secretos escondidos que, a más de uno, dejan sorprendido. Boquiabierto. La mejor respuesta a la pregunta “qué ver en Calpe”. 

En esta localidad alicantina hay clásicos entre los clásicos de toda la región que baña el Mediterráneo en la zona sur de la Comunidad Valenciana. Seguramente, habrás oído hablar de ellos en más de una ocasión, pero su singularidad y sus leyendas así lo requieren. Nos referimos, en este caso, a lugares como los siguientes:

  • El Peñón de Ifach. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?50.000 metros cuadrados, 332 metros de altitud y un kilómetro de longitud son las credenciales de esta gran roca calcárea que se adentra en el mar dividiendo Calpe en dos. Además de un paraje natural de visita obligada, en su momento, esta prolongación de la Sierra de Oltá fue también lugar de residencia de distintas civilizaciones desde la época romana y hasta la Edad Media. Las laderas, sin embargo, dejaron de estar ocupadas por las amenazas y ataques que llegaban de los barcos de altamar. Así, los habitantes descendieron y ayudaron a crear el magnífico Calpe que conocemos hoy en día.
  • Los Baños de la Reina. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?Yacimiento romano que, por aquel entonces, estaba pensado para los baños. Son, en ese sentido, pequeñas galerías en las piedras que se llenan con el agua del Mediterráneo. Para ello, cuando se crearon, contaban con unas compuertas para moderar la entrada y salida de las olas. Actualmente, los Baños de la Reina están erosionados por la acción del mar, pero todavía se pueden distinguir esas galerías que no te puedes perder si pasas unos días en Calpe.
  • Las salinas. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?Una depresión húmeda en medio del municipio, poblada, además, por cigüeñas, flamencos, gaviotas o garzas. Según cuentan, la sal obtenida de este pequeño gran lago ha traído, a lo largo de la historia, increíbles beneficios para la economía de una localidad marinera que ha vivido gracias a sus pescados. Dicha sal era, por tanto, el mejor método para su conservación.
  • Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?Construida en el siglo XX, es el centro del casco histórico de Calpe. De esta fabulosa parroquia destacan, sobre todo, sus vidrieras y su fachada de mosaico. Eso sí, tampoco puedes dejar de visitar la iglesia antigua, del siglo XV y característica por sus cinco pilares unidos con arcos de medio punto.
  • Real Club Náutico de Calpe. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe? En 1976 se fundó  en Calpe uno de los clubes náuticos que recibe la distinción de ‘Real’ en España. Dedicado a promocionar deportes náuticos, jornadas y regatas, es un rincón que hay que descubrir si pasas un día en este lugar. Su horizonte, el Peñón, abre camino por un sendero rodeado de barcos, agua y vegetación que sorprende a cada paso. 

No obstante, Calpe es mucho más que todo esto. Su esencia, su carácter y su razón de ser se encuentran en pequeños detalles que hacen a esta localidad diferente de muchas otras que la rodean. Pequeñas tiendas y establecimientos que marcan la identidad del municipio, calles empedradas con personalidad propia, fachadas llenas de creatividad… Si te preguntas qué ver en Calpe, no puedes olvidar estos rincones que te impresionarán.

Para ello, lo mejor es perderse por las vías de su casco histórico para toparse con una tranquilidad que poco tiene que ver con la masificación de la costa. No todas las guías turísticas recomiendan esta mágica zona, donde cada paso es una sorpresa. Y no, no hablamos sólo de edificios históricos como el Torreó de la Peça o el Pou Salat, sino también de aquellos enclaves que definen e identifican a Calpe.

Aquí, las fachadas de las casas exhiben divertidas pinturas que llenan de alegría las paredes de la ciudad, los vecinos decoran sus puertas con floridas macetas que perfuman el ambiente calpino, los comercios y locales se mimetizan en la arquitectura del centro histórico… El corazón de la Costa Blanca enamora.

Esta localidad reúne excusas suficientes para hacer una escapada en pareja. Dos o tres días bastan para embriagarse de la esencia de Calpe, esencia que, por cierto, puede subir un escalón más si te hospedas en alguno de los alojamientos de AR Hotels & Resorts. Para todos los gustos, para todas las necesidades y, por supuesto, con todas las comodidades, servicios e instalaciones a tu alcance. Perfectas habitaciones para reavivar la llama del amor, restaurantes románticos con menús para los dos, carta de tratamientos y spa para un magnífico bienestar… 

Calpe conquista, Calpe seduce. Mientras, vosotros disfrutáis de un paisaje de amor. Flores, pinturas, historia y rincones como los que os mostramos en la siguiente galería de fotos. Porque una imagen vale más que mil palabras. ¿Y aún te preguntas qué ver en Calpe?
Ven a disfrutar de estos lugares y ¡déjate sorprender por los secretos de Calpe! Si, no obstante, aún te preguntas qué ver en Calpe, no dudes en consultar toda la información que necesites. ¡Estaremos encantados de descubrirte el paraíso de la Costa Blanca!