La primavera ha llegado y, con ella, también lo ha hecho el buen tiempo. Se han multiplicado, entonces, las ganas de salir a pedalear. Por ese motivo, hemos detallado todo lo que necesitas llevar para disfrutar de este deporte bajo los intensos rayos del sol.

Hace apenas 15 días que comenzó la primavera. Llegó el buen tiempo, los días soleados, el calor y, por supuesto, las ganas de hacer deporte al aire libre. Muchos, en este caso, se deciden por la bicicleta, porque no abandonan el ciclismo ni en los meses más gélidos. Eso sí, el cambio de temperatura reclama también un cambio de armario para todos aquellos que salen a rodar a golpe de pedal. 

Por tanto, comienza la época en que montar en bicicleta es sinónimo de sudar más y, en ese sentido, es la ropa la encargada de garantizar la mayor comodidad posible. El equipamiento ciclista adecuado evita rozaduras, combate el calor y asegura un mejor rendimiento, sobre todo si es fresco, transpirable y de colores claros. Sin embargo, ¿cuáles son las prendas apropiadas? La duración de la actividad física, el terreno y el clima son los factores que determinarán la ropa de ciclismo de verano, aunque debes seguir, en cualquier caso, todos estos consejos:

  • Huye del vestuario de algodón, porque este material impide una buena transpiración y, en consecuencia, la ropa se empapa en sudor y pesa más.
  • Procura que el maillot cuente con bolsillos traseros para guardar agua o bebidas isotónicas que permitan una hidratación correcta durante la ruta.
  • Apuesta por un maillot de cremallera completa para poder abrirla hasta donde desees en caso de tener calor.
  • Usa prendas con tejidos antiabrasivos y sin costuras con el objetivo de evitar rozaduras, las cuales pueden llegar a ser muy molestas con el sudor. 

Ropa de ciclismo para verano, ¡y a disfrutar del buen tiempo!Ropa de ciclismo de verano para la cabeza

Las gafas y el casco son fundamentales en el equipamiento veraniego de cualquier ciclista, aunque también hay alguna que otra prenda que puede ser más que necesaria para salir a pedalear. A continuación, detallamos cada una de ellas:

  1. Casco. La seguridad del deportista depende de esta pieza, cuya función principal es la protección de la cabeza. Por ello, su uso es obligatorio en cualquier época del año. No obstante, también es cierto que existen cascos de invierno y de verano. Estos últimos se caracterizan por el mayor número de orificios y una parte trasera menos pronunciada que permite evacuar el aire que se cuela por la zona frontal. Teniendo en cuenta esta pauta, has de valorar el tipo de ciclismo que practicas, el terreno por el que lo haces y la dificultad de las rutas para saber escoger el casco que se adapta a tus necesidades. 
  2. Gafas. Otra prenda básica para la protección, esta vez de los ojos del deportista. Y es que las gafas evitan la entrada de tierra, polvo o insectos que lleva el aire, pero también resguardan de la incidencia de las intensas radiaciones solares tan características de los meses de verano. En esta línea, las gafas deben cubrir el ojo, y sus patillas, quedar por encima de las correas del casco para que no se enganchen en caso de caída.
  3. Gorra. La función de la gorra no es otra que la protección del sol y del calor. Su uso, por tanto, es muy importante en verano, pero no son pocos aquellos que optan por prescindir de ella al considerar que el casco y las gafas son suficientes. No obstante, es recomendable llevarla en algún bolsillo y, por supuesto, utilizarla en los días de bochorno. Ropa de ciclismo para verano, ¡y a disfrutar del buen tiempo!

Ropa de ciclismo de verano para las manos y el tronco

Cubrir el cuerpo del ciclista en los meses más cálidos es menos exigente que hablar de las prendas del invierno. La época que comienza despide las camisetas térmicas, las mangas largas, las chaquetas o los manguitos para dar la bienvenida al siguiente vestuario:

  1. Maillot. El maillot es el elemento más característico del equipamiento ciclista. Éste puede ser de manga larga, corta o de tirantes, y tener una cremallera corta, media o completa. Si hablamos del vestuario veraniego para montar en bicicleta, es recomendable hacer uso de un maillot de manga corta o sin mangas y, además, de cremallera total para poder desabrocharlo en momentos de mucho calor. 
  2. Guantes. La prenda que, en definitiva, proporciona el agarre perfecto al manillar, actúa de aislante y protege en caso de caída. Los guantes, en ese sentido, son imprescindibles hasta en verano, pero hay modelos que están pensados para las épocas más calurosas del año. Puedes, en esta línea, decidirte por guantes cortos, fabricados en materiales livianos que aseguren las transpiración y ventilación del sudor. 

Ropa de ciclismo de verano para las piernas y los pies 

La parte inferior del cuerpo irá menos tapada que en invierno, pero no se pueden olvidar tres prendas clave para la protección del ciclista.Ropa de ciclismo para verano, ¡y a disfrutar del buen tiempo!

Culotte. Imprescindible en el equipamiento de todo aquel que le dé a los pedales, pues es el responsable de salvaguardar la zona perineal. Por ello, no debes deshacerte de esta prenda, a pesar del calor, sino elegir un culotte corto con o sin tirantes. Asimismo, no será necesario el uso de ropa interior, porque la badana que lleva incorporada será suficiente para una amortiguación correcta y una comodidad básica.

Botas. Para el verano lo mejor son unas zapatillas ventiladas, es decir, con orificios o rejillas en la zona del empeine y en el lateral, para garantizar la transpiración y evitar el dolor de pies o la aparición de llagas. Algunas botas, de hecho, cuentan con aberturas incluso en la suela para huir del recalentamiento de las plantas.

Calcetines. De esta prenda depende, en gran medida, la transpiración de los pies, por lo que unos con pocas costuras, buen ajuste, frescos y cortos serán los calcetines perfectos para salir a rodar en los meses más calurosos del año. Su fabricación, además, en un tejido técnico hidrorepelente ayudará a mantener el pie seco. 

Dónde hacer ciclismo en verano y primavera Ropa de ciclismo para verano, ¡y a disfrutar del buen tiempo!

Un lugar con un clima agradable y con diversidad de terrenos para descubrir rutas de distinta dificultad es, seguramente, aquello que busca un deportista de las dos ruedas cuando el buen tiempo llega. Y no se nos ocurre, en ese sentido, mejor destino que Calpe. Aquí existen muy diferentes itinerarios de montaña, de carretera y hasta de playa para descubrir a golpe de pedal. Los hay más fáciles, pero también para los más atrevidos. Credenciales, en suma, ideales para elaborar un plan ciclista para todos los gustos y necesidades.

Además, la oferta hotelera es muy amplia y es el hotel AR Diamante Beach el idóneo para el alojamiento de deportistas como tú. En él podrás disfrutar de un buffet para amantes de las dos ruedas, boxes para guardar la bicicleta, garaje, habitaciones con todas las comodidades, gimnasio para complementar el entrenamiento y un lujoso spa de 2.000 metros cuadrados para relajarse después de una intensa jornada. Si estás interesado, y quieres estrenar aquí tu equipaje de verano, hay también una oferta pensada para ti. Consulta toda la información, ¡y no dejes de pedalear!