Salir en bici con tus hijos puede ser una aventura muy divertida, pero los itinerarios han de ser más fáciles y adaptarse a las posibilidades de los más pequeños. Aquí te traemos las rutas más entretenidas que puedes recorrer en la Comunidad Valenciana.

Viajar con niños es una experiencia muy enriquecedora y, por descontado, divertida. Hacerlo en bicicleta, todavía lo es más. Si eres, por tanto, un apasionado de las dos ruedas, no debes abandonar esa costumbre cuando tienes hijos, ¡porque ellos también pueden pedalear a tu lado! No son pocas las familias que, de hecho, ya han empezado a dar la vuelta al mundo en bicicleta, y vuelven encantados de esta aventura. Las mejores rutas mediterráneas para hacer cicloturismo con niños

El cicloturismo con niños, en esa línea, tiene importantes beneficios por los que merece la pena probar a practicarlo. Además de estrechar los lazos y vínculos familiares, es una potente herramienta de desarrollo, entretenimiento y socialización para los más pequeños. Estos aprenden los valores del compañerismo y trabajo en equipo, fomentan el poder de su imaginación, ganan autonomía, potencian su creatividad, motivan su capacidad de superación y mejoran su sentimiento de la responsabilidad. A todo ello, por descontado, se suman unos hábitos saludables para el cuerpo.

Eso sí, salir a rodar con los peques poco tiene que ver a montar en bicicleta con tus amigos o tú solo. Las rutas, en este caso, deben adaptarse a sus posibilidades físicas, por lo que han de ser itinerarios de baja dificultad y poco desnivel acumulado. Por ello, hemos recopilado, a continuación, algunas de las mejores rutas para hacer cicloturismo con niños por la Comunidad Valenciana. ¡Toma nota y a pedalear!

  • Vía Verde Ojos Negros: tramo Barracas-Caudiel

Distancia: 25,5 kilómetros.
Tiempo: 2 horas y 11 minutos.
Ruta: lineal por la provincia de Castellón.
Dificultad: moderada para niños, fácil para adultos.
Desnivel acumulado en subida: 334 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 872 metros.

Este recorrido de la Vía Verde de Ojos Negros parte del pueblo castellonense de Barracas hasta finalizar en el municipio de Caudiel. Es, por tanto, un tramo de interior. La primera parte transcurre por la desértica sierra del Toro y pasa pegada a la actual vía del ferrocarril. Buena parte del terreno está aquí asfaltado, por lo que resulta muy fácil pedalear sobre esa superficie, a pesar de la poca experiencia que pueda tener el pequeño. Las mejores rutas mediterráneas para hacer cicloturismo con niños

Superados los primeros 10 kilómetros, el paisaje empieza a cambiar para dar la bienvenida a una vegetación de pinos hasta que comienzan a aparecer los túneles, uno de los principales puntos de interés de esta ruta.

En el trayecto entre Barracas y Caudiel tendrás que pasar por tres de ellos y, a pesar de su buena iluminación, es recomendable extremar la precaución y bajar la velocidad para evitar algún susto. El último te guía hasta el final de la etapa, un pueblo muy familiar para disfrutar de una parada con el pequeño.

  • Valencia - El Saler - El Palmar

Distancia: 22 kilómetros.
Tiempo: 1 horas y 9 minutos.
Ruta: lineal por la provincia de Valencia.
Dificultad: fácil.
Desnivel acumulado en subida: 295 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 291 metros.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es el punto de partida de esta ruta casi llana y muy fácil que recorre lugares tan emblemáticos como el Parque Natural de la Albufera. El itinerario es, además, muy sencillo, porque desde la salida y hasta, por lo menos, El Saler, puedes seguir un carril bici asfaltado que podrán recorrer hasta los niños más pequeños. El Puerto de Valencia, Pinedo o los famosos arrozales serán los rincones que descubrirás pedalada a pedalada.Las mejores rutas mediterráneas para hacer cicloturismo con niños

El carril bici, sin embargo, también conduce hacia zonas donde la naturaleza es la protagonista. Hablamos, por ejemplo, de la Devesa de El Saler y de la playa de este mismo lugar.

En este caso, es recomendable hacer una parada para saborear, por ejemplo, uno de los sabrosos arroces que se cocinan a orillas del Mediterráneo valenciano. De esa manera, cogeréis las energías para pasar por el paraje natural poblado de una intensa y verde vegetación hasta llegar al lago de la Albufera. Eso sí, es recomendable que en el último tramo guardes cuidado, porque es sobre carretera y los coches pasan muy cerca.

  • Sierra de Irta, desde Alcossebre

Distancia: 15,59 kilómetros.
Tiempo: 4 horas y 9 minutos.
Ruta: circular por la provincia de Castellón.
Dificultad: moderada para niños, fácil para adultos.
Desnivel acumulado en subida: 176 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 177 metros.

El Parque Natural de la Sierra de Irta tiene rutas ciclistas para los más atrevidos, pero también hay tramos de baja dificultad que son ideales para practicar cicloturismo con niños. Y aquí traemos uno de ellos. Siendo Alcossebre la salida y la meta del itinerario, el terreno inicial es un paseo tranquilo que conduce a la playa de las Fuentes, donde puedes hacer una pequeña parada para disfrutar del Mediterráneo.

El recorrido, posteriormente, continúa por un camino asfaltado que desvía a otro paseo para llegar hasta el faro, que se contempla desde su base. A continuación, un sendero de tierra compacta fluctúa entre pedalear a nivel del mar y subidas de unos 30 metros, rodeado de pinos, sierra y mar. La llegada a la cala Argilaga es el punto que marca el regreso, por el mismo trayecto, hacia a Alcossebre.Las mejores rutas mediterráneas para hacer cicloturismo con niños

  • Los campos de Murla (Parcent)

Distancia: 9,65 kilómetros.
Tiempo: 1 horas y 5 minutos.
Ruta: circular por la provincia de Alicante.
Dificultad: muy fácil.
Desnivel: 206 metros.

Ésta es, de todas las mencionadas, la mejor ruta para iniciarse en el deporte del cicloturismo. Por tanto, es también ideal para salir a pedalear con los más pequeños. El trayecto parte del municipio de Parcent y regresa a él para poner fin al itinerario. La dirección que, en ese sentido, hay que tomar es aquella que marca hacia la población de Murla y, una vez aquí, tomar la vuelta al mismo Parcent.

Montado en la bici, puedes contemplar la zona norte de la vall de Pop, las riberas del río Jalón y el entorno de Murla. Sobre asfalto o tierra compacta, pasarás por naranjos, fortalezas, iglesias y monumentos que no te querrás perder. Muchos de ellos, de hecho, de visita obligada. El Castillo de Pop o la iglesia de Murla son sólo algunos ejemplos. 

  • Calpe - La Solana 

Distancia: 25,48 kilómetros.
Tiempo: 2 horas y  31 minutos.
Ruta: lineal por la provincia de Alicante.
Dificultad: moderada para niños, fácil para adultos.
Desnivel acumulado en subida: 614 metros.
Desnivel acumulado en bajada: 581 metros.

El corazón de la Costa Blanca da el pistoletazo de salida a un trayecto en bici que acaba en el mirador de La Solana. Y es que no son pocas las rutas ciclistas que parten de Calpe. Hemos escogido ésta, no obstante, por su baja dificultad y adecuación para hacer con niños. Desde aquí, hay que tomar la dirección a Benicolada y seguir por la N332 hasta el puente de Ferrandet. Así, cogiendo la carretera de Bernia, llegas al Camí de La Solana.

Dicho camino finaliza con una subida que conduce al fantástico mirador, la meta de este itinerario. Un tramo, por cierto, asfaltado y otro, de tierra. Una vez arriba, las vistas panorámicas te encantarán, pues se observa a la perfección el municipio de Calpe, su flamante Peñón d’Ifach y la inmensidad del Mediterráneo más azul. Las mejores rutas mediterráneas para hacer cicloturismo con niños

Si te decides por alguna de las dos últimas rutas, has de saber que el hotel AR Diamante Beach es uno de los mejores de toda la Costa Blanca para ciclistas como tú.

Sus instalaciones y servicios así lo corroboran. Nos referimos, en ese caso, a garaje para guardar las bicicletas, habitaciones con todas las comodidades, buffet para deportistas con todas las energías que necesitas, gimnasio para complementar el entrenamiento, spa para relajarse tras una jornada de pedaladas… 

Además, es también una opción ideal para los más pequeños. En él, puedes encontrar un miniclub con equipo de animación para el desarrollo de juegos y talleres (en temporada alta), actividades de animación segmentadas por edades (en temporada alta), piscinas exteriores para darse el chapuzón que se merecen y menú infantil, entre otros ejemplos.

Todas estas características, sumadas a las ofertas especiales para ciclistas, hacen de AR Diamante Beach un destino perfecto si vas a practicar cicloturismo con niños por la Costa Blanca. ¡Entérate de todo lo que podemos ofrecerte y no te quedes sin tu plaza! Organiza unas vacaciones diferentes y disfruta haciendo lo que más te gusta: familia y ciclismo.